El Zangarrón de Sanzoles desafía a la lluvia para deleite de los vecinos

El cortejo, el baile de las cuatro calles, la cuestación, la misa y la procesión y las persecuciones de los mozos son parte de una tradición en la que el Zangarrón es un ser medio humano y medio dios en la localidad zamorana de Sanzoles.

 Carrera zangarron sanzoles 2017
Carrera zangarron sanzoles 2017

Eran poco antes de las ocho de la mañana cuando comenzaba la ceremonia de la vestimenta. Aitor Arribas se ponía su máscara de cuero, con nariz roja, cejas, bigote y barba blanca, así como un penacho con cintas de colores, y proseguía una jornada que había comenzado el día 25 por la tarde noche.

Tras la ceremonia de la vestimenta del Zangarrón, los fueron a buscar al protagonista a su casa. La comitiva recorría las calles del pueblo para pedir el aguinaldo. Al terminar la cuestación, todos recuperaron fuerzas con un almuerzo antes de dirigirse a la iglesia, para participar en la misa en honor a San Esteban.

Durante la celebración religiosa, el Zangarrón estuvo acompañado por los habitantes del pueblo y aficionados a las mascaradas en los aledaños de la iglesia. Allí, comenzó a realizar sus carreras antes del final de la misa. La lluvia y ser un día laborable restó un poco de afluencia de público, pero la esencia se mantuvo.

Después de la misa, San Esteban salía en procesión, cubierto por un plástico para eludir la lluvia, y los quintos bailaron ante el santo. Las venias y la ceremonia del pendón, mientras el Zangarrón reventaba las vejigas, fueron uno de los momentos más aplaudidos por los vecinos de la localidad. Tras eso llegó el momento de las tradicionales carreras por debajo de la iglesia en las que el Zangarrón, Aitor Arribas, daba caza a los vecinos para quedarse con su dinero.

Pulsa aquí para ver la amplia galería de imágenes.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído