Fundado en 1997 en la Avenida Príncipe de Asturias, el Molly Malone’s marcó distancias respecto al resto de bares de la época por su amplia oferta de bebidas, en especial de cerveza, así como por su mimada decoración tradicional, ambientada en los típicos pub irlandeses. Sus conciertos alternativos, sus retransmisiones deportivas, su terraza, y sobre todo su ambiente singular dicen hoy adiós después de dieciocho años, dos meses y tres días brindando servicio a los zamoranos. 

Según han anunciado a través de un comunicado, la "altísima renta del local" y la actual crisis hostelera son algunos de los motivos por los que los responsables del Molly consideran "inviable" seguir con el pub. En dicho escrito, agradecen la confianza depositada de todos los clientes y en especial la de quienes les apoyaron desde el principio. "No queremos despedidas, vamos a descansar una temporada y quizás dentro de un tiempo volvamos a trabajar para ustedes [...] Quédense con los momentos vividos, que al fin y al cabo es lo que es un bar, un vendedor de momentos. [...] Sigan disfrutando de los bares y de la vida, de esta manera nos irá a todos mucho mejor". 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído