Los meses más negros para Zamora: los ocho grandes incendios forestales que han arrasado la provincia

Las tres muertes en incendios forestales en España este año se han producido en un fuego de Zamora

Las llamas avanzan imparables en el incendio de Losacio Foto David Barrueco. Archivo
Las llamas avanzan imparables en el incendio de Losacio Foto David Barrueco. Archivo

Zamora ha vivido unos meses para olvidar, especialmente en verano cuando los habitantes de la provincia veían con impotencia como gran parte del entorno natural de la provincia ardía sin tregua y generando situaciones de gran tensión y dramáticas.

Pero, ya casi finalizando agosto, en 2022 la provincia de Zamora ha sufrido ocho grandes incendios forestales del total de 15 que se han producido en toda Castilla y León que han calcinado más de 500 hectáreas y que en total superan las 55.230 hectáreas arrasadas, según las estimaciones del Ministerio, que conllevarán gran tiempo para volver a su estado inicial.

El 28 de enero, en pleno invierno, Alta Sanabria era castigada con el primer gran incendio forestal del año en la provincia con un fuego en Hermisende que arrasaba 1.421 hectáreas y, en menos de un mes, el 25 de febrero, la zona volvía a sufrir otro fuego de grandes dimensiones, esta vez en Lubián, donde las llamas abrasaban 503 hectáreas.

Lo peor estaba por llegar y, tras unos meses de un pequeño respiro, el fuego que se iniciaba el 15 de junio en Riofrío de Aliste se propagaba con rapidez por el entorno de la Sierra de la Culebra hasta dejar devastadas 24.073 hectáreas y dejaba un herido, un operario de bulldozer de la Junta de Castilla y León, con quemaduras en las manos, y unos 2.690 evacuados.

Justo pasado un mes, y sin que la provincia se hubiera recuperado aún de la desgracia, un incendio se originaba en Figueruela de Arriba calcinando 1.151,32 hectáreas y ese mismo día otro gran incendio en Roelos de Sayago dejaba un paisaje negro con 619 hectáreas arrasadas.

La pesadilla no había terminado y el incendio de Losacio originado el 17 de julio hacía revivir las situaciones más complicadas vividas poco tiempo atrás e incluso se volvían, aunque impensable ya, más dramáticas si cabe.

Hasta 26.181 hectáreas calcinadas y unos 2.700 evacuados, pero además este fuego se llevaba por delante la vida de tres personas, los tres únicos fallecidos en España a causa de los incendios en lo que va de año. Un miembro de las cuadrillas de extinción, en Ferreruela de Tábara, y un vecino de la localidad de Escober de Tábara en los momentos más tensos de este fuego, y un vecino de Sesnández de Tábara que fue alcanzado por las llamas y cuyas heridas no pudo superar falleciendo el 16 de agosto.

Este fuego también dejaba 13 heridos: nueve trabajadores del operativo de incendios heridos por inhalación de humo; dos personas heridas durante la evacuación de Sesnández de Tábara; y dos varones que ayudaban en las labores de extinción heridos graves por quemaduras.

Un día después del inicio del que ha sido el mayor incendio registrado, en Almaraz de Duero se originaba otro fuego que llegaba a calcinar 589 hectáreas y dejando además un herido, un bombero forestal con quemaduras de carácter grave, y ya el 24 de julio, se iniciaba un fuego en Losacino que llegaba a arrasar 690 hectáreas, dejando así, hasta el momento, los meses más devastadores vividos en la provincia.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído