domingo. 24.06.2018 |
El tiempo

El volumen de agua embalsada tras las lluvias sube del 32% al 59% en un mes y supera la cifra de 2017

El volumen de agua embalsada tras las lluvias sube del 32% al 59% en un mes y supera la cifra de 2017

La Comisión Permanente de la Sequía constata los efectos positivos de las sucesivas borrascas de las dos últimas semanas, que suponen una mejora considerable pero desigual por zonas.

La Comisión Permanente de la Sequía de la Cuenca del Duero se ha reunido hoy en la sede de la Confederación Hidrográfica del Duero, en Valladolid, para evaluar el volumen de agua existente en los embalses del Estado en la demarcación, que asciende a 1.704 hectómetros cúbicos y supone el 59,2 por ciento de su capacidad, un punto más que hace un año, lo que representa además una significativa mejora desde el encuentro de febrero, cuando estaban al 32,9 por ciento.

Las sucesivas borrascas atlánticas que han barrido la demarcación desde finales de febrero han permitido que las reservas de agua hayan experimentado un incremento relevante, ya que solo en los últimos ocho días se han registrado entradas de 381 hectómetros cúbicos, entre las que sobresale el embalse de Santa Teresa en el Tormes, con una aportación media de 216 metros cúbicos por segundo durante la última semana.

Los datos actuales suponen una mejora sustancial a tener en cuenta en la planificación de la próxima campaña, cuyo inicio tendrá lugar en abril, ya que el volumen de agua embalsado está a tan solo once puntos de la media de la década. Además, tanto la existencia de nieve en las montañas como la previsión de nuevas precipitaciones representan un margen de incremento en la misma línea.

Cambio de tendencia

A pesar de la mejoría experimentada, la cuenca del Duero continúa en situación de déficit hídrico, ya que los indicadores de febrero siguen igual que el mes anterior en los trece sistemas, si bien el cambio de tendencia por las intensas lluvias de la primera quincena de marzo fomenta el optimismo, y puede determinar la superación de este déficit hídrico a lo largo de la primavera.

En el trascurso de la sesión de hoy, se ha aprobado una propuesta para exigir el uso de contadores para todos los titulares de concesiones, desde ríos regulados, de tipo segundo (entre 20.000 y 500.000 metros cúbicos de consumo al año), tercero (entre 500.000 y 1.500.000 metros cúbicos anuales) y cuarto (más de 1.500.000 metros cúbicos anuales), para racionalizar la gestión del agua disponible y mejorar el aprovechamiento.

Los interesados deberán comunicar a la CHD la lectura de caudalímetros los días 1 de abril, 1 de julio y 30 de septiembre, para computar los volúmenes consumidos por trimestre y la superficie regada, al multiplicar la dotación fijada por el número de hectáreas amparado en la concesión.

Comentarios