miércoles. 17.10.2018 |
El tiempo

Baloncesto | Liga Femenina

La permanencia del CD Zamarat tendrá que esperar

La permanencia del CD Zamarat tendrá que esperar

Las zamoranas perdían este viernes en casa de Movistar Estudiantes en un duelo en el que las pupilas de Eloy Doce no terminaron de estar cómodas casi en ningún momento. Tras un primer cuarto igualado, un mal segundo periodo y un inicio irregular en el tercero le permitió a las capitalinas alcanzar ventajas que rondaron los quince puntos, imposibles de levantar para el CD Zamarat pese a intentarlo (76-64). La permanencia matemática tendrá que esperar.

El CD Zamarat viajaba este viernes para medirse al colista de la categoría y el hasta ahora único conjunto que no había sumado ni una sola victoria en toda la temporada. El Movistar Estudiantes parecía un rival propicio para conseguir de manera matemática la permanencia, pero resultó ser un rival más complicado de lo esperado.

Los dos equipos salieron con acierto en el primer cuarto. El 21-21 tras los primeros diez minutos dejaban entrever un choque igualado, pese a que Estudiantes no se jugaba nada al estar ya descendido. Eso sí, querían dejar ante su afición el regusto positivo de al menos marcharse de la categoría con una victoria. Mientras, el Quesos El Pastor no dio la sensación de nerviosismo pese a lo mucho que se jugaba.

Un escenario diferente tuvo el segundo cuarto. Las zamoranas se atascaron en ataque, fueron incapaces de jugar con fluidez y apenas lograron anotar 15 puntos. De esta forma, Estudiantes conseguía las primeras ventajas del choque, llegando con seis puntos arriba al asueto. Unas malas sensaciones del Zamarat que se extendieron después del descanso. Estudiantes siguió apretando ante un cuadro zamorano incapaz de reaccionar, y viendo como la desventaja rondaba los quince puntos en el ecuador del tercer cuarto.

Pero la reacción del Zamarat no se hizo esperar. Un parcial de 0-8 redujo la desventaja de los catorce a los seis. Había partido de nuevo. Marina Lizarazu guiaba a un equipo que se resignaba a perder la opción de salvarse por méritos propios. Junto a Lizarazu, Butler, Nicole, Ainhoa e Ivezic empezaban a mostrar un nivel mucho más acorde a la importancia del partido. Además, Gisela Vega se hacía enorme bajo los tableros. Llegaba el final del tercer cuarto con un ajustado 58-52. Diez minutos para levantar seis puntos y lograr la salvación matemática.

Pero el inicio del último cuarto volvió a ser desalentador para las zamoranas, echando por la borda todo el trabajo realizado y viendo como las capitalinas se iban doce puntos arriba en apenas tres minutos de juego. Tocaba volver a remar y ya no fue posible. El partido terminaba con victoria local por 76-64, lo que obliga al CD Zamarat a aplazar la celebración de la permanencia. Una salvación que podría llegar matemáticamente este sábado, si Campus Promete no gana su encuentro ante Gernika.

Comentarios
Lo más