miércoles. 17.10.2018 |
El tiempo

Fútbol | Tercera

El Zamora continúa desangrándose

El Zamora continúa desangrándose

Cuando parecía imposible prolongar la racha negativa, el Zamora CF perdía este sábado ante el Numancia B por 1-0 y sumaba la séptima jornada sin ganar en el Grupo VIII de la Tercera División. El filial soriano fue superior al Zamora en gran parte del encuentro. Los rojiblancos tuvieron opciones en el tramo final de la primera mitad y en el inicio de la segunda parte, pero no encontraron el camino del gol. Al final, la buena actuación de Miguel y la falta de acierto de los locales evitaron un marcador más amplio.

Un final de liga eterno. Eso es lo que le queda al Zamora a tenor de lo visto en las últimas semanas. Ya son siete las jornadas que lleva el equipo rojiblanco sin ganar en liga. Una hemorragia de puntos que no se tapona. El motivo parece claro, la falta de objetivos ambiciosos que está mostrando a un equipo rojiblanco fracturado, con una defensa blanda, un centro del campo que aparece a ráfagas y una parcela de vanguardia incapaz de convertir en gol las pocas ocasiones que se generan. Todo, con un Carlos Tornadijo incapaz de encontrar el punto exacto de un equipo que cada día muda de caras.

Este sábado, por obligación, jugadores como Fer, Dani o Yon, que venían siendo titulares, no estaban en convocatoria. Un once novedoso que sufrió una salida en tromba del Numancia B. Desde el principio, el filial soriano vio un agujero en la banda izquierda del Zamora e insistió por esa banda aprovechando a un Guillermo inspirado. Precisamente fue este jugador quien sirvió el balón de la primera diana del encuentro.

Era el minuto ocho y el Numancia B se ponía por delante. Eran minutos de desconcierto en un Zamora sin alma, desbordado por los carriles, y con presencia solo defensiva por dentro, ya que el juego no aparecía. Los sorianos dominaban el encuentro y acumulaban multitud de centros laterales, que afortunadamente no acababan en remates claros. Solo en el tramo final de la primera parte pareció despertar el Zamora. El equipo de Tornadijo se sacudió de encima la presión y Eguileor gozó de la ocasión más clara de este primer acto con un remate desde el punto de penalti que se fue rozando el palo.

Con ese 1-0 se iniciaba el segundo acto. Una segunda parte que arrancaba de manera alentadora para el Zamora. Los rojiblancos, ahora sí, sumaron sus mejores minutos. Mucha más presencia en la medular para crear y con dos ocasiones muy claras. En la primera, Carlos Ramos culminó con un remate muy centrado desde la frontal del área una triangulación perfecta entre Javi Rodríguez y Eguileor; y en la segunda un remate de Saúl dentro del área, a quemarropa, lo detuvo el portero muy bien colocado.

Parecía que podía llegar el empate, pero ese empuje duró un cuarto de hora. El tiempo que el Numancia B movió piezas, volvió a gobernar el centro del campo y comenzó a mostrarse como un equipo mucho más fresco que el Zamora. En media hora, el Numancia B tuvo hasta cinco ocasiones claras de gol delante de Miguel, pero unas veces el arquero y otras la falta de acierto de la delantera local evitaran que el 1-0 se hiciera mucho más abultado.

Peralta, Chechi y Silveira salieron al campo para tratar de ayudar en la búsqueda del empate, pero tampoco resultaron ser la solución para un Zamora que continúa desangrándose.

Pulsa aquí para ver la galería de imágenes.

Comentarios
Lo más