martes. 19.02.2019 |
El tiempo

Semana Santa

La lluvia obliga a suspender la procesión del Santo Entierro

La lluvia obliga a suspender la procesión del Santo Entierro

A las 16.35 horas y después de que se realizase el acto del Desprendimiento y la banda de apertura empezara a tocar, la junta directiva decidía suspender la procesión ante el inminente riesgo de lluvia intensa.

La Semana Santa de Zamora de 2018 no podrá cerrarse con todos sus desfiles procesionales celebrados. El motivo, las inclemencias meteorológicas. Después de que desfiles procesionales como el Espíritu Santo, el Silencio, la Vera Cruz o el Yacente hayan desafiado a la lluvia durante estos días, la Real Cofradía del Santo Entierro no ha podido hacer lo mismo y los directivos se veían forzados a suspender la procesión.

Después de que se realizase el acto del Descendimiento y la banda de apertura empezara a tocar, la junta directiva decidía suspender la procesión ante el inminente riesgo de lluvia intensa.

Ya durante el Descendimiento del Cristo ante la atenta mirada de la Virgen de los Clavos, la lluvia hacía acto de presencia, aunque lo hacía de forma tímida.

No obstante, decenas de amantes de la Semana Santa visualizaban en la Plaza de Santa María la Nueva el acto en riguroso silencio.

Además, antes del Descendimiento, Graciliano Hernández hacía entrega de las Medallas de Honor a varias personalidades como Ubaldo de la Torre, Comisario Jefe de la Policía Nacional, entre otros.

Una vez acababa el acto del Descendimiento, la banda de apertura empezaba a tocar y las puertas del Museo de Semana Santa se abrían. Se abría así un halo de esperanza entre todos los presentes de que la procesión pudiera salir, aunque fuera haciendo el recorrido corto.

Pero no fue así, poco antes de las 16:45 comenzaba a llover y Graciliano salía a meter los clavos, un indicio de que la suspensión de la procesión era lo más probable.

Los hermanos se empezaban a abrazar, se abría paso a la Virgen de los Clavos para que fuera resguardada lo antes posible y la gente de las aceras se retiraba con desilusión por no haber podido ver al Santo Entierro.

Eso sí, las previsiones eran poco halagüeñas, ya que se esperaba que lloviese con mucha más intensidad de forma inminente, tal y como al final terminaba sucediendo.

Una vez suspendido el desfile procesional, el presidente Graciliano Hernández atendía a los medios de comunicación para explicar que las previsiones eran claras y no dejaban lugar a dudas.

GALERÍA | Pulse aquí para ver las imágenes del Descendimiento.




Comentarios
Lo más