jueves. 22.10.2020 |
El tiempo

Argusino representará a Sayago en un toque simultáneo para reivindicar el tañer de campanas como patrimonio inmaterial

Argusino representará a Sayago en un toque simultáneo para reivindicar el tañer de campanas como patrimonio inmaterial
Argusino representará a Sayago en un toque simultáneo para reivindicar el tañer de campanas como patrimonio inmaterial

El tañer de las campanas constituye uno de esos elementos inmateriales con reminiscencias a un pasado marcado por la tradición eminentemente rural. Una de esas costumbres que, si bien cada vez de forma cada vez más excepcional, continúa anclada en nuestro subconsciente.

Estos instrumentos –tan aparentemente sencillos– poseen un gran registro sólo al alcance de los maestros campaneros, expertos en convertir un determinado toque en un mensaje claro para la población (desde diferentes celebraciones de carácter religioso… a avisos ante ciertos peligros para la población residente). Todo ello, sin olvidar las diferencias en el repique entre las distintas regiones que trazan un mapa de una singular belleza y diversidad cultural que la asociación Hispania Nostra pretende recuperar.

Esta asociación sin ánimo de lucro (1976), con el apoyo de la reina consorte doña Sofía como presidenta de honor, pretende reivindicar su sonido –en muchos casos ahora relegada a meras labores de programación que han homogeneizado el sonido de las campanas– como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad con motivo de Año Europeo del Patrimonio Cultural.

Tal y como especifica Hispania Nostra, “el proyecto pretende con esta actividad llamar la atención sobre la preservación y valoración del toque de campanas manual y apoyar una idea de unidad cultural múltiple basada en un patrimonio cultural diverso: inmueble (campanario) mueble (campanas) e inmaterial (su preservación mediante el toque manual por campaneros que interpreten sus diferentes lenguajes sonoros)”.

Zamora es precisamente una de las ciudades de España en las que aún se mantiene esa tradición manual, aunque no por ello ha querido desligarse de este proyecto. Por ello, la provincia suma una docena de puntos que ubican a todas las comarcas de Zamora –así como a la propia capital–. Todas ellos, puntos aún poblados, salvo Argusino. Es en ese momento en el que, a iniciativa de la Asociación Cultural de Campaneros de Zamora, Argusino representará a la comarca de Sayago en este proyecto.

A falta de su iglesia –que desapareció dinamitada y demolida con la partida de los argusinejos del pueblo a partir de septiembre de 1967-, serán las campanas de la ermita de la Santa Cruz en las inmediaciones del embalse las que desempeñen tal función. Sus sonidos se sumarán a una llamada colectiva contra la despoblación y el olvido, algo en plena sintonía con los inicios de la Asociación Cultural Argusino Vive.

El municipio de Argusino conocía hasta doce toques diferentes de las tres campanas que coronaban la iglesia de Santa María Egipciaca (databa del siglo XV) dependiendo del tipo de acto.

Precisamente las campanas es otro de los temas que siempre ha estado presente en la mente de los argusinejos, muchos de ellos apenados por no conocer su destino final tras la desaparición del templo original. La casa parroquial de Cibanal fue su última ubicación conocida. A partir de entonces, los argusinejos tuvieron que esperar a la década de 1970 para recibir a sus sucesoras, ahora ubicadas en la ermita construida a orillas del embalse, ya en el término de Villar del Buey que recibió parte del terreno del desaparecido municipio.

El acto tendrá lugar en las inmediaciones de la ermita de la Santa Cruz el 21 de abril a las 12:00 h. y estará amenizado por tamborileros de la comarca. Desde esta asociación, animan además a todos los sayagueses y zamoranos a acercarse hasta las inmediaciones de la ermita para sumarse a este emotivo encuentro.

Comentarios
Lo más