viernes. 25.05.2018 |
El tiempo

Fútbol Sala | Segunda B

El FS Zamora también doblega a Guardo y cierra la liga sin perder un solo punto como local

El FS Zamora también doblega a Guardo y cierra la liga sin perder un solo punto como local

La escuadra de Chema Sánchez sufrió mucho ante uno de los mejores equipos de la liga. Tras una primera parte sin goles, Guardo se avanzó en el marcador al inicio del segundo acto, pero los goles de Sergio y Matos le dieron la vuelta al partido. Los palentinos apretaron con portero jugador y se encontraron en tres ocasiones con el palo. Al final, una victoria que permite al FS Zamora terminar la liga sin ceder un solo punto como local.

FS Zamora y Guardo tributaron un encuentro poco vistoso en la primera parte y mucho más atractivo en la segunda. Eso sí, pese a que el juego no fue brillante en muchas fases, la intensidad estuvo presente durante los cuarenta minutos. Los rojiblancos no se jugaban nada en el envite, a nivel clasificatorio, pero sí querían cerrar la liga con pleno de triunfos en liga regular en su feudo. Por su parte, el Guardo sí llegaba a Zamora con obligaciones clasificatorias. Y es que aunque los palentinos eran segundos en la tabla, todavía no tienen asegurado uno de los tres primeros puestos que permite jugar Copa del Rey el curso que viene.

Esa tensión que se respiraba y que quedó patente en la pista en la primera parte, dejó veinte minutos iniciales con pocas ocasiones de gol. Mucho juego lejano a la portería y pocas acciones claras de peligro. Eso sí, la intensidad quedaba reflejada en cada lance. De hecho, los dos conjuntos acabaron el primer tiempo en bonus de faltas.

Tras el descanso el partido se abrió un poco más. Guardo se adelantaba en el marcador a los tres minutos de la reanudación tras culminar un contragolpe. Eso dinamizó el duelo, que se jugó mucho más alegre en ataque. Tres minutos después del 0-1, Sergio ponía de nuevo las tablas en una buena triangulación. Y solo cinco minutos después, Matos culminaba la remontada aprovechando un error de Guardo en una salida de balón desde la defensa.

Así se entraba en la recta final. Los palentinos se la jugaban con portero jugador los últimos cinco minutos y tuvieron opciones para haber empatado en los primeros ataques. Pero se entraba en los dos últimos minutos con el mismo 2-1. La tensión en la pista y en la grada era máxima. Los zamoranos no querían romper su impoluta racha en casa y Guardo ansiaba mantener la segunda plaza.

El final fue de infarto, Guardo pegó hasta tres palos en ese escaso margen de tiempo y el marcador ya no se movería. Un 2-1 que permite al FS Zamora cerrar la liga sin perder ni un solo punto como local, algo pocas veces visto en la categoría.

Comentarios
Lo más