domingo. 19.08.2018 |
El tiempo

La Virgen de la Concha emprende su camino hacia La Hiniesta

La Virgen de la Concha emprende su camino hacia La Hiniesta

Cientos de romeros acompañan desde primera hora de la mañana en romería a la Virgen de la Concha en su camino hacia la localidad zamorana de La Hiniesta. Tras la misa de romeros a las ocho de la mañana, los devotos salían en torno a las nueve menos cuarto para hacer su primera parada en la iglesia de San Lázaro. A partir de ahí, camino hacia La Hiniesta, con varias estaciones por el camino.

La Patrona de Zamora emprende camino. Como cada Lunes de Pentecostés, cientos de fieles escoltan desde primera hora de la mañana a la Virgen de la Concha en su marcha hacia La Hiniesta. Así, a las ocho de la mañana, daba comienzo en la iglesia de San Antolín la misa de romeros que como suele ser habitual fue multitudinaria. Mientras, en los alrededores de la iglesia, cientos de devotos preparaban las dulzainas, los tamboriles, las medallas, las ramas de romero y los más previsores también guardaban en las mochilas, junto a las viandas del día, chubasqueros y paraguas ante las previsiones de inestabilidad meteorológica.

A las nueve menos cuarto la Virgen salía de su morada para emprender camino. Ríos de papelillos de colores volaban desde lo alto de los balcones a su paso para darle lucidez a uno de los momentos más míticos de la romería, la bajada de San Antolín. Tras eso, primera estación en la iglesia de San Lázaro y subida por la Morana para llegar a las afueras de Zamora y comenzar el caminar hacia La Hiniesta.

Allí espera el intercambio de bastones por parte de los alcaldes de ambas localidades, y el baile de los pendones que hermana a Zamora y la Hiniesta. Después, la comitiva alcanza el templo de esta localidad para realizar la preceptiva misa. Una celebración religiosa que da paso a una tarde repleta de música, tradición, cultura y gastronomía antes del regreso al punto de partida ya por la tarde.

Como en los últimos años, las obras del AVE obligan a variar ligeramente el recorrido, aunque el final permanece inalterable con la visita a los Remedios y la entrada a San Antolín sobre las diez de la noche.

Comentarios
Lo más