jueves. 18.10.2018 |
El tiempo

Grupos de cristianos lamentan que el Corpus quede relegado “como si fuese un acto poco relevante”

Grupos de cristianos lamentan que el Corpus quede relegado “como si fuese un acto poco relevante”

Un grupo de ciudadanos cristianos mostraba en las últimas horas su disconformidad por el hecho de que este año, según dio a conocer el Obispado en los últimos días, la procesión del Corpus no se desarrollará con normalidad, debido a la celebración de la Feria del Libro en la Plaza Mayor, autorizada por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zamora.

La inminente celebración del Corpus ha vendo envuelta de polémica este año ante la celebración de la Feria del Libro el mismo domingo de la celebración del Corpus en la Plaza Mayor, tras conseguir la aprobación del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zamora. Ante eso, el Obispado comunicaba en los últimos días que la procesión quedaba suspendida y que los actos se realizarían en la propia plaza de la Catedral.

Ante esto, un grupo de cristianos encabezado por Isabel González, remitían un comunicado en las últimas horas. Un comunicado que zamora24horas reproduce de manera literal:

A quien corresponda y a todos los zamoranos que las tradiciones y costumbres quieren tener presentes. Es triste que en una ciudad como Zamora llena de románico y tradiciones no se tengan en cuenta nada más que, aquellos acontecimientos que dan dinero, que también está muy bien dicho de paso, como son la Semana Santa y San Pedro y se deje la procesión del santísimo, El Corpus, relegada por ser exclusivamente religiosa a celebrarse como si fuese un acontecimiento poco relevante.

Señores, la procesión del santísimo data del siglo XIII. Ya en las partidas de Alfonso X El Sabio aparecen, pero es en el siglo XV cuando se presenta como fiesta religiosa y popular, siendo en el siglo XVI con Felipe II y Felipe III cuando la fiesta no es sólo religiosa sino que a través de ella exaltan el poder económico del momento, y tanto el ayuntamiento como el cabildo pagan los costes. Es entonces cuando se unen a la fiesta religiosa 4 gigantes, una tarasca y una farsilla para mayor magnificencia y esto sigue en el día de hoy.

Estamos seguros que los señores y señoras libreros, que este año ocuparan el lugar de la llegada de la procesión en la Plaza Mayor, no les habría importado cambiar de fecha o de plaza ya que, ellos mismos a través de sus libros nos invitan a disfrutar, a pensar y por qué no a informarnos de esto que se vive en directo como es la procesión del Santísimo entre muchas otras cosas.

Es triste que se olviden tradiciones que mantienen vivos en nuestro corazón a nuestros ancestros. Estamos dejando perder lo mejor de nuestros cultos y costumbres.

La política esté donde esté debería de acordarse y respetar todo aquello relacionado con el pueblo, cristiano o no.

Datos recogidos anuario 1994, José Andrés Casquero Fernández.

Comentarios
Lo más