viernes. 17.08.2018 |
El tiempo

SALAMANCA

Denuncian la aparición de gusanos en bocadillos en mal estado de un comercio de Salamanca

Denuncian la aparición de gusanos en bocadillos en mal estado de un comercio de Salamanca

Un joven dio aviso a la Policía Local el pasado fin de semana al darse cuenta de que su bocadillo se encontraba en mal estado. Al personarse en el lugar, los agentes comprobaron que el local no cumplía los requisitos de sanidad, notificaron el incidente al Servicio Territorial de la Junta.

Un comercio de la calle Libreros, en pleno casco histórico de la ciudad, ha sido denunciado ante la Policía Local por presuntamente vender bocadillos en mal estado —en los que aparecieron gusanos— el pasado fin de semana. Tras el aviso del incidente, los agentes acudieron al establecimiento y comprobaron que el local no cumplía las requeridas condiciones de higiene, por lo que procedieron a realizar el correspondiente atestado e informar al Servicio Territorial de Sanidad.

Según han señalado fuentes próximas al caso consultadas por este periódico, el pasado domingo un joven acudió a un comercio situado en la calle Libreros, en pleno casco antiguo de Salamanca, para comprarse un bocadillo. Al momento de dar el primer bocado, el chico comprobó que algo no iba bien, y su sorpresa fue mayúscula al descubrir que su compra tenía gusanos y se encontraba en mal estado. El varón afectado se puso en contacto por teléfono con la Policía Local, cuyos agentes le indicaron que requerían una prueba de que el bocadillo había sido comprado en el negocio. Al personarse en el lugar, los efectivos policiales inspeccionaron el establecimiento y, tras estimar que no cumplía con los requisitos de sanidad, levantaron el correspondiente atestado y dieron aviso al Servicio Territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

Los funcionarios de la Junta acudieron al negocio este miércoles para llevar a cabo la inspección, en la que cumplimentaron el acta correspondiente y siguieron, según fuentes del gobierno regional, el procedimiento "normal en estos casos", sin llegar a decretar el cierre del lugar, y emitieron un informe en el que aseguraron comprobar que "los bocadillos que tienen en este momento no presentan deficiencias".

De hecho, la dueña del establecimiento afirma que durante el día en el que el joven interpuso la denuncia se vendieron numerosos bocadillos similares, sin que en ningún otro caso hubiera problemas. Tanto es así que, según sus declaraciones, el propio presunto perjudicado acudió a las pocas horas con un trozo de bocadillo asegurando que había encontrado gusanos.

Tras ello, desde el establecimiento procedieron a tirar los bocadillos a la papelera, por si fuera cierto, y la Policía Local apareció poco después con motivo de la denuncia. En la inspección ocular de los agentes que acudieron comprobaron que los bocadillos estaban en una papelera, aunque no apreciaron que tuvieran gusanos, por lo que procedieron a levantar un acta y dar el aviso a Sanidad para que realizaran la inspección.

En el mismo informe que Sanidad realizó a primera hora de la tarde de este miércoles, también reflejaron que, a pesar de no tener deficiencias, estos se encontraban "sin protección frente a contaminación encima del mostrador" y que presentaban quince bandejas de pechuga de pollo con caducidad el próximo 19 de junio en una vitrina a un grado centígrado.

Además, reflejan que cuentan con todos los permisos en regla, así como con los carnés de manipulador de alimentos en regla, tal y como también ha expuesto la dueña del propio local. Mientras, la denuncia que realizó el joven sigue también su curso.

Comentarios
Lo más