jueves. 19.07.2018 |
El tiempo

‘Pastando con lobos’

‘Pastando con lobos’

Un acuerdo entre GREFA y una familia de ganaderos zamoranos avala que la coexistencia con el lobo es posible. La marca "Pastando con lobos" comercializa lechazos procedentes de una ganadería extensiva sanabresa respetuosa con la presencia del lobo.

Con la presentación de la marca "Pastando con lobos" en la sede de GREFA en Majadahonda (Madrid), se ha dado un importante paso adelante en el desarrollo del acuerdo de custodia del territorio firmado entre esta ONG de conservación de la naturaleza y la explotación ganadera Aldonza, de Santa Colomba de Sanabria (Zamora).

Este acuerdo, al avalar la compatibilidad entre la gestión de una cabaña de 1.400 ovejas destinadas a la producción de carne y la conservación de la población de lobo ibérico asentada en la comarca zamorana de Sanabria, representa una apuesta firme y pionera en favor de la coexistencia entre el carnívoro y la ganadería extensiva.

Tras haber evaluado el manejo de esta explotación de ovino propiedad de Alberto Fernández y su familia, GREFA está en condiciones de avalar que se llevan a cabo unas prácticas correctas y, en general, garantizar el compromiso ambiental de estos ganaderos, particularmente en lo referente a las medidas de disuasión frente a los ataques de lobo.

Este acuerdo de custodia del territorio lleva implícito un respaldo a la marca "Pastando con lobos", dedicada a la producción y comercialización de lechazos gracias a un modelo de pastoreo tradicional que demuestra que la coexistencia entre la ganadería extensiva y el lobo es posible. "Esto significa que siempre acompañamos y vigilamos a nuestros animales en el monte, donde convivimos abiertamente con los lobos", explica Fernández.

Este ganadero reconoce que no están libres de ataques de lobo y para prevenirlos maneja unos quince mastines españoles. "La labor de estos perros es fundamental para mantener a salvo a las ovejas, de hecho les consideramos una parte más de nuestra familia", indica Fernández.

GREFA es una ONG dedicada a la conservación y la recuperación de la fauna salvaje y sus hábitats que está formada por un equipo multidisciplinar de naturalistas, biólogos, veterinarios, educadores ambientales y y otros especialistas. En sus casi cuarenta años de vida, esta asociación ha firmado diversos acuerdos de custodia del territorio con propietarios o usuarios de fincas privadas y titulares de explotaciones agrícolas y ganaderas.

A partir de ahora, el lobo ibérico se suma a las especies que se han beneficiado de los acuerdos de custodia firmados por GREFA. "El objetivo de estos actos voluntarios es acordar entre los firmantes un modelo de gestión compatible e incluso favorecedor de la biodiversidad en los terrenos cubiertos por los acuerdos", explica Fernando Blanca, que coordina la estrategia de GREFA sobre custodia del territorio.

Importantes servicios ecosistémicos

El acuerdo de custodia entre GREFA y la explotación ganadera Aldonza es también un reconocimiento al papel que tiene la ganadería extensiva en la fijación de población en el medio rural, a la vez que satisface las necesidades de la sociedad en cuanto a alimentación de calidad y soberanía alimentaria.

"Desde GREFA defendemos que existe un conjunto de actividades, como la agricultura, la ganadería y la conservación de especies, que están fuertemente ligadas entre sí y cuya interacción con el ecosistema aporta servicios ambientales ampliamente reconocidos por la Unión Europea", explica Blanca. Un ejemplo claro de estos servicios ambientales es que la presencia de lobos limita la presencia de ciervos o jabalíes que merman los pastos donde se alimentan las ovejas y que pueden transmitir enfermedades al ganado.

¿Qué es GREFA?

Desde su creación en 1981, esta ONG ha atendido a más de 60.000 animales en su Hospital de Fauna Salvaje, radicado en Majadahonda (Madrid) y considerado el más grande y de más actividad de Europa en su especialidad. En todo ese tiempo, GREFA se ha consolidado también como referencia internacional gracias a sus proyectos destinados a la generación de biodiversidad, con especial atención a la fauna autóctona con más problemas de conservación, a través de un extenso catálogo de acciones, como cría en cautividad, reintroducción o reforzamiento de poblaciones silvestres, seguimiento vía satélite y vigilancia de nidos. Su labor ha sido reconocida por la concesión de dos de los premios sobre medio ambiente más prestigiosos de Europa, el de la Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad (2016) y el Fondena (2015).

Foto: Familia de ganaderos propietaria de la marca “Pastando con Lobos” y Fernando Blanca, de GREFA.

Comentarios
Lo más