sábado. 21.09.2019 |
El tiempo

La capital mejora su seguridad vial con siete nuevos pasos elevados

La capital mejora su seguridad vial con siete nuevos pasos elevados
La capital mejora su seguridad vial con siete nuevos pasos elevados

La inversión ha supuesto un coste de 60.000 euros

Con el fin evitar los riesgos de atropello de peatones y mejorar la seguridad vial, el Ayuntamiento ha construido siete nuevos pasos de peatones elevados y cuatro pasos elevados con función de reductores de velocidad en distintas zonas de la ciudad.

La relación de pasos de peatones y reductores de velocidad a ejecutar es la que se indica a continuación: Paso de peatones elevado en la Carretera Carrascal a la altura de la Calle Callejina enfrente del merendero de Los Pelambres, en la calle Juan Sebastián Elcano, a la altura del CEIP de la Candelaria, en la calle Villalpando, a la altura de la Residencia Doña Urraca.

Tres pasos elevados con la función de reductores de velocidad en la calle Espíritu Santo, paso de peatones elevado en la calle José Regojo, a la altura del nº 26,  en la calle Puerta Nueva, a la altura del nº 38, en la calle Paseo de las Higueras, a la altura de la parroquia de la Natividad de Nuestra Señora, en la Avenida Príncipe de Asturias, a la altura de la calle Alonso Mercadillo y  en la calle de Trascastillo, a la altura del nº 1.

Los pasos de peatones elevados se construyen de 4 metros de longitud en todo el ancho de la calle, contemplándose sus correspondientes rampas de entrada y salida de un metro de longitud, teniéndose en cuenta que la pendiente máxima de estas rampas no podrá ser en ningún caso superior al 10%, con el fin de reducir adecuadamente la velocidad de los vehículos a la altura del paso de peatones sin producir retenciones significativas en el tráfico de vehículos como consecuencia de la inserción en la vía de un obstáculo que obligue a detener prácticamente el vehículo a su altura.

Los pasos elevados con la función de reductores de velocidad, serán todos de 1 metro de longitud separados de las aceras peatonales de la calle 40 cm. En todos los casos se resolverá el drenaje superficial de la calzada que puede verse alterado como consecuencia de la introducción de los pasos de peatones, mediante la ejecución de nuevos sumideros o modificación de los existentes.

En las aceras se modificarán los vados peatonales existentes para adaptarlos, en la medida de lo posible, a lo contemplado en el Decreto 217/2001, de 30 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas.

Finalmente se ha contemplado también la señalización horizontal de los pasos de peatones y de pasos elevados de acuerdo con la normativa vigente, además de la señalización vertical necesaria para advertir a los conductores de los vehículos de la existencia de los pasos de peatones elevados, proyectándose veinte metros antes de cada uno de los pasos las señales R-301 (velocidad máxima, en este caso a 20 km/h.) y P-15a (resalto) y justo antes de los mismos la señal S-13 (situación de un paso para peatones).

Comentarios