martes. 16.10.2018 |
El tiempo

La base aérea de Rosinos, punto de coordinación entre administraciones en la lucha contra incendios forestales

La base aérea de Rosinos, punto de coordinación entre administraciones en la lucha contra incendios forestales

Durante su visita a la base aérea de Rosinos de la Requejada, el delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, y el subdelegado del Gobierno, Ángel Blanco, han recordado la importancia de la prevención y la necesidad de tomar precauciones durante el verano para evitar los incendios forestales.

El delegado territorial, Alberto Castro, y el subdelegado del Gobierno, Ángel Blanco, han visitado esta mañana la base aérea de la Junta de Castilla y León en Rosinos de la Requejada, dentro de las actuaciones de coordinación que en materia de incendios forestales mantienen ambas instituciones. Durante el recorrido por las instalaciones han estado acompañados por el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, Manuel Moreno, así como técnicos de la administración regional y central.

Esta base alberga medios para la lucha contra incendios tanto de la Junta de Castilla y León como del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Concretamente cuenta con un helicóptero de transporte y extinción y con el correspondiente equipo de lucha integral contra incendios forestales (ELIF), cuya actual propuesta de servicio de funcionamiento supone un total de más de 1,6 millones de euros, permitiendo disponer de este equipo desde este año y hasta junio de 2021, prácticamente de forma continua, ya sea en su configuración como cuadrilla helitransportada para la extinción de incendios durante la campaña de verano o en su formato para la ejecución de trabajos de prevención durante el resto del año.

Por otra parte, la base también acoge durante la época de máximo riesgo de incendios forestales dos aviones anfibios de carga en tierra o en agua pertenecientes a dicho Ministerio.

Alberto Castro ha destacado la importancia de “concienciar y sensibilizar a los ciudadanos del valor de nuestros montes” y ha recordado que “la intencionalidad es la principal causa de los incendios forestales originados”. Asimismo, el delegado ha puesto en valor “la labor de vigilancia que realiza la Guardia Civil para disuadir a los pirómanos, así como las labores preventivas que realiza la Junta de Castilla y León”. Por otra parte, también ha insistido en la necesidad de que “cualquier persona que advierta la existencia o iniciación de un incendio forestal lo comunique a los servicios de extinción, a través del teléfono de emergencias 112 o del 980 51 51 51 correspondiente al Centro Provincial de Mando de Zamora”.

Base aérea de Rosinos de la Requejada

La base aérea, que comenzó a funcionar en 1988, se encuentra en el término municipal de Rosinos de la Requejada, en el kilómetro 2 de la carretera ZA-V-2640 que une las poblaciones de Rosinos y Carbajalinos, ocupando una superficie aproximada de 15 hectáreas. La longitud de la pista con pavimento asfaltado es de 774 metros, con un área de pista de tierra de 380 metros.

La base consta de una pista de aterrizaje para aviones y helicópteros, además de áreas de estacionamiento para sendos medios de transporte con sus correspondientes servicios (zonas de carga de agua y combustible). Además, dispone de tres edificios para albergar al personal destinado en la base: un edificio para el del Ministerio y dos para el de la Junta de Castilla y León (uno acoge a las cuadrillas ELIF y el otro al personal de servicio del helicóptero). También cuenta con emisoras de banda aérea y banda terrestre.

La Junta de Castilla y León tiene destinado en esta base un helicóptero de transporte y extinción dotado con dispositivo de transporte de agua (helibalde o bambi), con capacidad de lanzar 1.200 litros de agua. Por su parte, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación aporta dos aviones anfibios mixtos (cargan en tierra o en agua), con una capacidad de carga de 3.100 litros y sistema de mezcla de espuma a bordo.

Durante la época de peligro alto de incendios forestales, desde este centro operan tres equipos de lucha integral contra incendios forestales (ELIF), formada por tres cuadrillas de 7 peones forestales y un técnico, que durante el resto del año realizan trabajos de prevención (quemas controladas, limpieza de caminos, mantenimiento de infraestructuras, etc.). Asimismo, asociada a esta base participa en el operativo antiincendios la cuadrilla terrestre nocturna N-1.9 o “cuadrilla november”, cuyo objetivo es facilitar los relevos nocturnos a la ELIF, solventar incidencias nocturnas y realizar una labor de vigilancia disuasoria.

Comentarios
Lo más