martes. 13.11.2018 |
El tiempo

El número de guardias civiles que presta servicio en las carreteras cae hasta su cifra más baja en la última década

El número de guardias civiles que presta servicio en las carreteras cae hasta su cifra más baja en la última década

A comienzos del presente año, la Asociación Unificada de Guardias Civiles denunciaba a través de una nota de prensa que el repunte de víctimas en las carreteras (2017 acabó con 1.200 fallecidos, 39 más que en 2016), coincidía con la pérdida de efectivos en la Guardia Civil desde 2011, con la consiguiente reducción del número de patrullas en las carreteras. La ecuación, a juicio de AUGC, parece sencilla de resolver: menor número de agentes de Tráfico igual a menor labor preventiva y por lo tanto al aumento de la siniestralidad y de pérdida de vidas.

Durante esta semana, el director de Tráfico, Pere Navarro, ha venido a coincidir con la denuncia de AUGC al atribuir este incremento de víctimas al recorte de 1.000 agentes de Tráfico desde 2011. Navarro ha hecho esta afirmación al dar a conocer que en los primeros 12 días de agosto, las víctimas mortales han subido un 27% respecto al mismo periodo de 2017.

Y es que de los 9.800 guardias civiles que en 2010 llegaron a patrullar las vías españolas se ha pasado tras los recortes de personal a tan solo 8.800, según los datos que ha facilitado la propia DGT a través de su director. “No es difícil suponer que ese millar menos de agentes implica menor seguridad en las carreteras y, por lo tanto, mayor siniestralidad en las mismas”, denuncia desde la AUGC.

Este descenso ha repercutido, además, especialmente en el número de auxilios en carretera llevados a cabo por los agentes, que ha bajado drásticamente de los más de 120.000 de 2010 a los menos de 20.000 del pasado año.

El recorte además, ha sido progresivo y cada vez más acusado: la década actual empezó en 2011 con 9.673 guardias civiles de tráfico, cifra que bajó a 9.634 en 2012, 9.356 en 2013, 9.273 en 2014, 9.082 en 2015, 8.926 en 2016 y 8.852 en 2017, lo que supone un descenso acumulado que en 2018 alcanza ya el millar menos de efectivos.

Por comunidades autónomas, todos los territorios han perdido guardias civiles de tráfico en estos últimos siete años, con los principales descensos autonómicos en la Comunidad de Madrid (-120), Andalucía (-110) y Castilla y León (-103), y provinciales en Madrid (-120), Burgos (-38) y A Coruña y Asturias (-35).

Este drástico descenso de los trabajadores que velan por la seguridad en las vías ha venido además acompañado del de los vehículos destinados para ello, ya que, según una respuesta a una pregunta parlamentaria, el Ministerio del Interior había reducido desde enero de 2016 a octubre de 2017 el parque móvil del cuerpo destinado a dar seguridad a las carreteras en 450 motocicletas, 75 todoterrenos y 48 turismos, reponiéndose sólo 589 de los 1.162 vehículos suprimidos en este periodo.

Comentarios
Lo más