sábado. 22.09.2018 |
El tiempo

La humedad del suelo y la precaución por parte de la población, principales causas de los buenos datos

La humedad del suelo y la precaución por parte de la población, principales causas de los buenos datos

Además, desde la Consejería aseguran que, al haber menos incendios “nos permite ser mucho más contundente en los ataques”, enviando un mayor número de medios.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente apunta a un contenido de humedad “más alto de lo normal” en suelo y vegetación y a la precaución por parte de la población como los principales motivos de que este año esté siendo menos activo en materia de incendios. “Estamos en un año donde el número de incendios es muy bajito y donde estamos actuando mucho más en incendios agrícolas que en forestales”, han subrayado desde la Consejería.

Según han señalado, cuando se inicia un incendio “sale humo pero apenas sale llamas, la combustión es mucho más lenta”, debido a esa humedad existente pese a estar en pleno mes de agosto. Así, la Consejería explica que dado que durante el mes de marzo, que es el mes en el que más incendios hay en la comunidad, ha llovido mucho y “prácticamente el número de incendios ha sido cero” y que durante el mes de julio en el tercio Norte de la región ha llovido muy por encima de lo que suele llover, se ha mantenido el contenido en humedad durante los meses más secos.

“Ha sorprendido agradablemente que, en general, el número de inicios de fuego ha bajado mucho, señal de que la población ha extremado la precaución más que en otros años”, han recalcado. Además, apuntan que, al haber menos probabilidad de ignición, es más difícil que se inicie un fuego o que se sofoque rápidamente “sin alarmar a nadie”.

Del mismo modo, han detallado desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que como se producen menos incendios “nos permite ser mucho más contundente en los ataques”, enviando “todos los medios que podemos para que quede en nada”. “Cuando hay pocos focos es fácil hacerlo”, aseguran.

Por otro lado han recordado que el 94% de los incendios está causado por la actividad humana y, en este sentido, ha agradecido el esfuerzo realizado a la población a la que han pedido que continúe extremando la precaución y que, a través del 112, alerte en caso de incendio para que se pueda actuar lo antes posible.

Medidas de precaución

Durante la época de peligro alto, está prohibido hacer hogueras fuera de los lugares autorizados y es necesario prestar especial atención a las labores de apicultura en días de viento, extremar la precaución en la utilización de herramientas que generan chispas en el medio natural o agrícola, y máxima atención durante la cosecha del cereal sobre todo los días con altas temperaturas, por encima de los 30 grados y vientos superiores a los 30 kilómetros por hora.

Por otra parte, cabe destacar la importancia de la prevención, la investigación y la sensibilización ciudadana. Resultan fundamentales las tareas de prevención mediante la mejora y ordenación de la superficie forestal a lo largo del año, la limpieza de montes y desbroces, entre otras actuaciones. Asimismo, Castilla y León cuenta con una red de cortafuegos de más de 19.000 kilómetros, bases aéreas y una extensa red de puntos de agua.

Desde la Junta de Castilla y León se considera imprescindible recordar a la ciudadanía la incidencia que los incendios pueden tener en la seguridad de las personas, el valor de los montes de la región, así como las pérdidas que supone para la población los incendios forestales.

Comentarios
Lo más