lunes. 22.07.2019 |
El tiempo

Preocupación en las autoridades ante el repunte de robos en viviendas en Zamora durante el verano

Preocupación en las autoridades ante el repunte de robos en viviendas en Zamora durante el verano
Preocupación en las autoridades ante el repunte de robos en viviendas en Zamora durante el verano

Se estima que ya han sido más de una veintena de viviendas afectadas desde junio hasta ahora. Los ladrones aprovechan la salida del dueño de la casa y en apenas diez minutos desvalijan la estancia.

Está siendo uno de los veranos más complicados para la policía de los últimos años en materia de robos en viviendas. Un grupo especializado en robo de domicilios se ha asentado en la capital zamorana durante estos meses estivales y se calcula que ya habría dado una veintena de golpes en diferentes zonas de Zamora. Se trata de robos en domicilios habitados pero que durante el ilícito están vacíos por la salida momentánea de los dueños.

Hasta ahora, desde el mes de junio se han registrado robos de forma periódica, dos o tres por semana. Candelaria Ruiz del Árbol, Avenida Tres Cruces, Víctor Gallego, Sancho IV o Santa Ana han sido tan solo algunas de las calles en donde los ladrones han actuado. Una actuación que se desarrolla a plena luz del día aprovechando la salida de los dueños para trabajar, comprar o realizar alguna actividad de ocio.

El golpe suele ser rápido y pulcro, desordenando los domicilios pero sin dejar ninguna huella. Entrada en domicilio después de forzar la puerta con una palanca o romper la cerradura, menos de diez minutos en el interior de la vivienda para sustraer principalmente dinero en metálico y joyas, y salida rápida por las escaleras del inmueble. Rara vez los ladrones suelen llevarse objetos que no sean dinero y joyas, ya que cualquier otra cosa más voluminosa les impediría una huida veloz y sobre todo levantaría sospechas entre los viandantes.

Y es que los robos se producen a plena luz del día. Los ladrones esperan que no haya nadie en el domicilio para entrar. No obstante, son conscientes de que un robo en vivienda con los moradores dentro multiplicaría exponencialmente la gravedad del delito. Para tratar de constatar que la vivienda está vacía suelen llamar a los porteros automáticos, posteriormente a los timbres hasta asegurarse que no hay nadie en el domicilio.

En caso de que no puedan abrir la puerta en menos de un minuto, desisten del intento para evitar ser descubiertos, por eso los agentes recomiendan que se pase la llave y no se cierre con el resbalón, aunque el tiempo que se vaya estar fuera de casa sea mínimo.

Comentarios