viernes. 16.11.2018 |
El tiempo

El obispo ordenará dos nuevos diáconos para la Diócesis de Zamora

El obispo ordenará dos nuevos diáconos para la Diócesis de Zamora

El próximo 23 de septiembre los seminaristas diocesanos Juan José Carbajo y Millán Núñez serán ordenados diáconos por el obispo de Zamora en la parroquia del Carmen de Renueva de Benavente, en una Misa que comenzará a las 19 horas.

El domingo 23 de septiembre el obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, ordenará diáconos a dos jóvenes seminaristas de la Diócesis en el marco de la eucaristía que presidirá a las 19 horas en la iglesia parroquial de Santa María del Carmen de Renueva, en Benavente.

Juan José Carbajo Cobos, nacido en 1994, es natural de Villalube, y comenzará dentro de unos días 2º de Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca. El curso pasado ha realizado su formación pastoral en las parroquias benaventanas de Santa María la Mayor, San Juan del Mercado y San Isidro.

Millán Núñez Ossorio, nacido en 1993, es natural de Benavente, y va a cursar 2º de Licenciatura en Teología Dogmática en la Universidad Pontificia de Salamanca. El curso pasado ha realizado su formación pastoral en las parroquias de Moraleja del Vino, Villaralbo, Madridanos y Villalazán.

La celebración

El obispo diocesano conferirá el diaconado a Juan José y Millán en la eucaristía. Como sucesor de los apóstoles, monseñor Martínez Sacristán es el encargado de esta función, la del sacramento del orden. En su camino hacia el sacerdocio, que ambos seminaristas están realizando en el Seminario Mayor de Zamora (residiendo en el Teologado de Ávila, situado en Salamanca), constituye un momento fundamental.

Tras la proclamación del Evangelio, los candidatos serán presentados al obispo por el rector del Seminario, y después de su elección por parte del prelado y la homilía, tendrán que manifestar en público que están dispuestos a vivir lo que supone el ministerio diaconal. Tras el canto de las letanías, en las que se invoca a los santos, el obispo les impondrá las manos y pronunciará la plegaria de ordenación.

Con este rito ya serán diáconos, y por ello serán revestidos según su nueva condición: con la estola al modo diaconal (cruzada) y con la dalmática. Acto seguido, el obispo les entregará el libro de los Evangelios, para encargarles así de una forma especial su predicación. Finalmente, les dará un abrazo de paz, y si hay más diáconos presentes, los abrazarán también como signo de acogida en su orden.

A continuación proseguirá la celebración de la eucaristía, en la que ya ejercerán lo que les corresponde en la liturgia, sirviendo el altar y dirigiéndose a la asamblea para invitarlos al gesto de la paz antes de la comunión y en la despedida final de la Misa.

El diaconado

El orden sacerdotal es uno de los siete sacramentos de la Iglesia. El diácono es quien ha recibido el primer grado del orden sacerdotal y se ejercita en el ministerio del diaconado durante un tiempo antes de ser ordenado presbítero.

Según explica el Catecismo de la Iglesia Católica, “el Orden es el sacramento gracias al cual la misión confiada por Cristo a sus Apóstoles sigue siendo ejercida en la Iglesia hasta el fin de los tiempos: es, pues, el sacramento del ministerio apostólico. Comprende tres grados: el episcopado, el presbiterado y el diaconado”.

El diaconado es un ministerio de servicio asociado al ministerio del obispo. El diácono ejerciendo su ministerio se configura como servidor, asistiendo al obispo y a los sacerdotes en la predicación de la Palabra de Dios, en la distribución de la comunión y en las obras de caridad. Además reza la Liturgia de las Horas, por la que santifica la jornada, prestando su voz a la Iglesia que alaba al Padre.

Quien está ordenado diácono puede bautizar, asistir a la celebración del matrimonio, celebrar las exequias, proclamar el Evangelio y predicar en la Eucaristía, distribuir la comunión y dar la bendición con el Santísimo Sacramento.

Comentarios
Lo más