jueves. 15.11.2018 |
El tiempo

Fútbol | Tercera División

Gran entrada en un Ruta de la Plata que se marchó desilusionado a casa

Gran entrada en un Ruta de la Plata que se marchó desilusionado a casa

Al acabar el partido, se dio un murmullo entre la afición mientras los visitantes celebraban su victoria. No obstante, durante los 90 minutos el público se volcó con su equipo. 

Primer partido de liga en casa del nuevo Zamora que sobrepasaba en los últimos días la barrera de los 2.000 socios y parte de la expectación estaba en cuánta gente acudiría este domingo a ver a su equipo.

El partido invitaba a que la presencia de aficionados fuera alta y así se cumplió. El fondo norte y la tribuna presentaban una gran entrada, y junto con preferencia, superaban los dos mil asistentes al Ruta de la Plata.

El partido no comenzaba bien para los rojiblancos y con el primer gol visitante la afición se enmudecía. El rápido empate de Murci hacía levantar al público de sus asientos y el ánimo volvía entre la gente.

Pero de nuevo llegaría el mazazo con el 1-2, y más si cabe con el 1-3 que hacía callar a todo el estadio, permitiendo escuchar a los aficionados abulenses que se acercaron hasta el Ruta de la Plata para ver a su equipo.

En la segunda parte, una salida al ataque del Zamora, que buscaba encerrar al cuadro visitante, creaba la esperanza entre la afición rojiblanca de que el empate, incluso la remontada, era posible.

El gol anulado a Murci caldeaba aún más un ambiente que protestaba cada pérdida de tiempo del portero visitante. Con el 2-3 la afición se volvía a venir arriba y comenzó a apretar de nuevo, confiando que el 3-3 estaría cerca.

No fue así. El gol no llegaba y el Ávila perdía tiempo en cada acción que se paraba el juego, enfadando a una grada que se desilusionaba con el paso de los minutos. Pitido final, el Real Ávila celebraba la victoria, el Zamora lamentaba la derrota y la afición se marchaba disgustada a su casa. 

Comentarios