miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo

Piragüismo

Zamora, a los pies de Carlos Garrote

Zamora, a los pies de Carlos Garrote

El piragüista zamorano llegaba a Zamora este lunes después de proclamarse campeón del Mundo hace escasas fechas y fue recibido por miles de personas en una Plaza Mayor de la capital que se quedó pequeña para homenajear al vigente campeón de los Juegos del Mediterráneo, de Europa y del Mundo. Representantes institucionales, autoridades deportivas del mundo del piragüismo, compañeros, amigos y familiares vitorearon al palista de 27 años que ahora sueña con participar en los próximos Juegos Olímpicos.

Carlos Garrote ya es leyenda del deporte zamorano. Junto a otros ilustres de este apartado, el palista de nuestra provincia tiene a sus espaldas un palmarés excelso que se ha visto engordado esta campaña con tres medallas de mucho peso. Tres oros en distancia olímpica en los Juegos del Mediterráneo, en el Europeo y en el Mundial. Un hito hasta ahora inalcanzable para ningún piragüista español en todos los tiempos.

Por eso, su recibimiento en la ciudad fue apoteósico. Con algo de retraso, el descapotable que transportaba a Carlos Garrote aparecía a las nueve de la noche en la parte alta de Santa Clara. Allí, una charanga le ponía banda sonora a la bajada por la principal arteria de la ciudad. Ya desde ese punto Garrote recibía parabienes y devolvía con saludos y apretones de mano el cariño que le enviaba la gente.

Pero el punto central de la noche se dio en la Plaza Mayor. Carlos Garrote entraba en la principal plaza de la capital y miles de personas coreaban su nombre. La plaza se quedó pequeña para recibir a Carlos Garrote. No se recordaba un recibimiento similar en muchos años a un deportista. Ricky Galende ambientaba la noche con su espectáculo sobre el escenario, familiares, amigos y compañeros le esperaban en una plaza abarrotada que en su parte central se llenó de palas de piragüismo para hacer un arco que atravesó el palista zamorano.

Una vez a los pies del escenario, Garrote fue manteado por su círculo más íntimo de amigos y subió al escenario para seguir la fiesta. Allí, sobre la tarima, pudo revivir la carrera que le dio el oro mundialista, recibir el calor del público, recoger sendos recuerdos entregados por la Diputación Provincial de Zamora y el Ayuntamiento de la capital, firmar en los libros de honor de ambas instituciones y ofrecer palabras de agradecimiento a todos los zamoranos. En esas palabras, además, dibujó su próximo sueño, acudir a unos Juegos Olímpicos. Eso sí, lo hizo con el saber estar y la humildad que lo ha llevado hasta alcanzar cotas altísimas en su deporte.

Carlos Garrote ya está en el olimpo del deporte zamorano pero todavía anhela alcanzar un hito hasta ahora imposible para un deportista de nuestra provincia, lograr una medalla en unos Juegos Olímpicos.



Garrote galende recepcion


Comentarios