miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo

La Unidad Móvil de la Guardia Civil vela por la seguridad de la Vuelta a España

La Unidad Móvil de la Guardia Civil vela por la seguridad de la Vuelta a España

Al mando del comandante Rubén Flores, la Unidad Móvil de Seguridad Vial de la Guardia Civil, conformada por 128 agentes, se encarga de proporcionar la seguridad necesaria para que todo salga bien a lo largo del recorrido del pelotón. En la salida de Mombuey hacia Ourense, la poderosa imagen de la Unidad desplegada en una de las principales vías de la localidad no dejó indiferente a nadie.

Entre el importante despliegue que ha dejado el paso por la provincia de Zamora de la Vuelta Ciclista a España, una poderosa imagen no dejó indiferente a nadie, tanto en la llegada a Bermillo de Sayago como en la salida este miércoles de Mombuey.

Allí han estado desplegados los miembros de la Unidad Móvil de Seguridad Vial de la Guardia Civil que acompaña a los ciclistas durante todo el recorrido. Al mando del comandante Rubén Flores, la Unidad está conformada por 128 hombres, de ellos, 58 motoristas y 38 miembros del Grupo de Reserva y Seguridad, así como un helicóptero con su dotación completa de cinco hombres y un equipo logístico que acompaña a los agentes, con el fin de hacer frente a posibles averías de las motos y a conseguir que las transmisiones del grupo funcionen a la perfección.

Sin tu00edtulo 6


Los agentes, llegados todos de diferentes partes del territorio nacional, se encargan de dos vertientes durante la Vuelta: proteger a los ciclistas participantes y asegurar el recorrido, pero también garantizar la seguridad de los espectadores. Se trata, por tanto, de una labor complicada, que en la provincia de Zamora ha contado en todo momento, como no podía ser de otra manera, con el apoyo de varios agentes de la Comandancia de la capital zamorana, que se encargaron de realizar los pertinentes cortes de tráfico del recorrido.

Los participantes, previamente, se apuntan a una convocatoria que comienza a finales de año. Primero, se hace un filtrado de candidatos por provincias. Luego, otro más a nivel autonómico. Ya en los meses de marzo y abril, la Escuela de la Guardia Civil de Tráfico de Mérida es la sede de diversas pruebas de habilidad en motocicleta, otras psicológicas, una de conocimientos generales sobre este tipo de eventos y una entrevista personal. Finalmente, es el propio jefe de la Unidad el que elige a los que reúnen el perfil requerido. Se trata, por tanto, de motoristas muy experimentados y de gran pericia, la élite de Tráfico.

Sin tu00edtulo 3


El teniente Diego Martín Gavira, perteneciente al Destacamento de la Guardia Civil de Utrera (Sevilla), es el oficial de enlace de la Unidad con los medios de comunicación durante la Vuelta Ciclista, y explica a este periódico el complejo operativo que monta el Instituto Armado para garantizar la seguridad durante la competición. "En primer lugar, el dispositivo se encarga de encintar puntos peligrosos para señalizarlos e impedir que sean un problema para los ciclistas. Después, es el turno para los denominados banderas amarillas, un grupo de motoristas encargado de cortar el tráfico en sentido contrario a la marcha de la etapa mediante un sistema que denominados de rodillo".

Con el inicio de la carrera, es el turno para el bandera roja de referencia, el agente que abre el espacio de carrera en el que discurren los deportistas. A lo largo de este espacio también se distribuyen otros motoristas que portan banderas rojas, denominados abrecarreras, que acompañan a los distintos grupos de ciclistas, ya sean escapados o el pelotón. "Detrás del pelotón se encuentra el escalón de reserva y cierre, un grupo encargado de acompañar a los posibles ciclistas descolgados, ya sean por caídas, pinchazos u otras cuestiones", cuenta Gavira. Finalmente, el bandera verde establece que el espacio de carrera ha terminado y la carretera va quedando libre.

Sin tu00edtulo 5


Una complicada misión que crea grandes lazos entre los agentes

La jornada, por lo tanto, es maratoniana. "Empezamos el día muy pronto, repostando, preparando los vehículos, realizando diversas reuniones en las que se tratan las novedades principales, los posibles problemas a tener en cuenta durante la etapa y otras cuestiones de relevancia. Salen al menos 35 minutos por delante de la carrera y no se retiran hasta horas después de concluida la etapa. Duermen en hoteles, aunque descansan poco. "Es un trabajo de planificación que lleva siete u ocho meses, pero es muy gratificante. Nada es comparable con la Vuelta", afirma Gavira.

El grupo de guardias civiles que conforma la Unidad establece grandes lazos de amistad y de unión durante este trabajo cooperativo que es muy perceptible antes de iniciarse la carrera. En Mombuey, antes de la salida, miembros de la Unidad posaron con los miembros de la corporación municipal y fueron el foco de muchas fotografías por su llamativa formación. Tras eso, inicio de la etapa y la Vuelta que abandona territorio zamorano para realizar su incursión en Galicia.


Comentarios
Lo más