miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo

Un trabajo demuestra el funcionamiento de uno de los genes más alterados en tumores humanos

Un trabajo demuestra el funcionamiento de uno de los genes más alterados en tumores humanos

En la investigación, publicada en Nature Communications, ha participado el doctor del CIC, Xosé R. Bustelo. Ha comprobadoque la activación específica de las proteínas RAS en en el orgánulo Complejo de Golgi es capaz de parar el crecimiento de un amplio número de tipos de células tumorales y, finalmente, matarlas a través de un mecanismo celular denominado apoptosis.

Un trabajo dirigido por el doctor Piero Crespo, profesor de investigación del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria, en el que ha participado, entre otros, el doctor Xosé R. Bustelo, del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, ha conseguido demostrar cómo actúa uno de los genes más alterados en tumores humanos, las mutaciones en RAS.

Este hecho, fundamental para comprender el proceso tumoral, ha comprobado que se encuentra anclada a una gran variedad de estructuras membranarias presentes en la célula en una investigación publicada en Nature Communications. Así, este trabajo indica que las proteínas RAS presentes en el orgánulo celular denominado Complejo de Golgi se regulan y actúan de forma completamente distinta que cuando están localizadas en otras regiones membranarias de la célula.

En concreto, se ha podido demostrar que las proteínas RAS presentes en dicho órganulo solo se activan por estímulos extracelulares que inhiben el crecimiento celular. Debido a ello, la activación específica de las proteínas RAS en dicho orgánulo es capaz de parar el crecimiento de un amplio número de tipos de células tumorales y, finalmente, matarlas a través de un mecanismo celular denominado apoptosis.

El uso de modelos animales también ha demostrado que las formas activas de RAS localizadas en dicho orgánulo bloquean el crecimiento de células de un cáncer de piel conocido por melanoma. Por el contrario, y como era de esperar según la función previamente establecida para esta proteína, su expresión en otras regiones de las células favorecía el crecimiento celular. Este trabajo también ha identificado el mecanismo por el cual las proteínas RAS presentes en el Complejo de Golgi median dicho proceso antitumoral.

Un elemento clave en esta respuesta es la activación de la fosfatasa PTPRk la cual, a su vez, promueve la inactivación de la vía de señalización protumoral regulada por RAS. Este trabajo sugiere también que el desarrollo de fármacos que puedan anclar o dirigir a estas oncoproteínas a este órganulo subcelular, serían una vía potencial para atacar las células tumorales que posean mutaciones oncogénicas en el gen RAS.

Comentarios
Lo más