sábado. 20.10.2018 |
El tiempo

Los itinerarios personalizados de empleo posibilitaron que 540 personas con enfermedad mental consiguieran un trabajo el pasado año

Los itinerarios personalizados de empleo posibilitaron que 540 personas con enfermedad mental consiguieran un trabajo el pasado año

Los itinerarios personalizados de empleo lograron, el año pasado, casi un 25 % más de contrataciones que en 2016, lo que consolida la apuesta de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades por este tipo de actuaciones y por el empleo como la mejor herramienta para la inclusión. En 2017, 1.639 las personas con discapacidad por enfermedad mental se formaron a través de estos itinerarios. 125 de ellos se formaron en Ávila, de los que encontraron empleo 41. FAEMA es un aliado indispensable de la Junta en esta materia ya que se trata de una entidad referente, no solo en la atención, sino también en su impulso al empleo para las personas con enfermedad mental.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha visitado las instalaciones del Centro de Día ‘El Cobijo’, que gestiona la Asociación de Familiares, Amigos y Personas con Discapacidad por Enfermedad Mental de Ávila (FAEMA), cuando se cumple el primer aniversario de su puesta en marcha. Cuenta con 90 plazas, de las que 19 están concertadas por la Junta de Castilla y León, destinadas a potenciar al máximo las capacidades de las personas con discapacidad por salud mental y favorecer su proyecto de vida y su autonomía.

Alicia García ha destacado el trabajo de esta entidad como referente en la atención a las personas con discapacidad por enfermedad mental y ha asegurado que, con este centro, FAEMA ha dado un importante paso al ofrecer más y mejores servicios y actividades a los abulenses. Entre estos servicios se encuentran el de transporte, comedor, atención especializada de trabajadora social, psicóloga y logopeda, servicio de apoyo a familias, el servicio de promoción de vida activa e integración en la comunidad con numerosos tallares y actividades de sensibilización.

‘El Cobijo’ cuenta con un total de 16 trabajadores, mujeres en casi su totalidad, y es un centro inclusivo ya que las actividades de comedor, limpieza y ordenanza del Centro de Día las realizan personas del propio Centro Especial de Empleo de FAEMA, además de estar abierto a toda la población con un restaurante inclusivo.

El empleo como herramienta de inserción social

La consejera de Familia e Igualdad de oportunidades ha resaltado que FAEMA es un aliado de la Junta en la apuesta por el empleo como la mejor herramienta de integración social. En 2010, abrieron un Centro Especial de Empleo con el objetivo de fomentar el empleo de calidad y la integración en el mercado laboral de las personas con discapacidad por enfermedad mental. En la actualidad, ‘FAEMA Empleo’ cuenta con una plantilla de 22 trabajadores de los cuales, 16 son personas con discapacidad y entre las actividades que desarrollan están el servicio de limpieza, plancha, manipulado y buzoneo, bordado industrial y serigrafía, rotulación e impresión digital, catering, etc., a las que se une recientemente la apertura del comedor del Centro de Día ‘El Cobijo’ como restaurante inclusivo, con capacidad para 50 personas, que dispone del cenador del jardín para ampliar el número de comensales y una sala de ocio, para la gente más joven, equipada con videojuegos, futbolín, mesa de ping pon y otros juegos de mesa.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades mantiene una estrecha colaboración con la Federación de Salud Mental de Castilla y León, en la que se integra FAEMA, aportando en 2017 más de 6,1 millones de euros. El pasado año la Consejería financió la actividad de FAEMA con más de 750.000 euros, en concreto para el funcionamiento de los dos centros de día y de las ocho viviendas que gestionan, con casi 200 plazas entre unos y otros; para el centro especial de empleo, que cuenta con 22 trabajadores, 16 de ellos con discapacidad, y para el desarrollo del programa de itinerarios personalizados de empleo.

Precisamente en materia de empleo, Alicia García ha subrayado que el trabajo de la Junta en los itinerarios personalizados de empleo para las personas con discapacidad hizo que, en 2017, y gracias a una financiación de 1,2 millones de euros por la Consejería, un total de 1.639 personas con discapacidad por enfermedad mental en Castilla y León realizaran itinerarios de formación y empleo, un 8,3 % más que el año anterior. 540 de estas 1.639 personas fueron contratadas, lo que supone que los itinerarios de inserción laboral posibilitaron en 2017 un 24,4 % más de contrataciones para personas con discapacidad por enfermedad mental que en 2016.

El modelo sociosanitario para la atención a la enfermedad mental de la Junta de Castilla y León cuenta con una amplia red recursos y servicios que, en 2017, benefició a más de 4.000 personas con discapacidad por enfermedad mental en la Comunidad.

Comentarios