lunes. 17.12.2018 |
El tiempo

Balonmano | Honor Plata

La afición del MMT Seguros pasó del lamento a la euforia en escasos minutos

La afición del MMT Seguros pasó del lamento a la euforia en escasos minutos

Los hinchas se lamentaban en el inicio del segundo tiempo pensando que Antequera borraría de la cancha al Balonmano Zamora, pero la reacción de los pupilos de Leo Álvarez que les llevó a darle la vuelta al encuentro y posteriormente a sellar las tablas volvió a llevar al éxtasis a las gradas del municipal zamorano.

Los seguidores del Balonmano Zamora siguen sin saber a qué atenerse con su equipo este año. Y la prueba de ello volvió a darse este sábado en el duelo que medía a los pistacho contra Antequera. Tras 35 minutos de un balonmano vulgar, con escasa fluidez en vanguardia y con muchas carencias en defensa, la afición se lamentaba en las gradas y negaba con la cabeza, dando a entender que este curso será duro para todos.

Pero esa incertidumbre, esas dudas y esa negatividad se esfumaron de las gradas a partir del minuto 35. En ese momento apareció la versión del MMT Seguros que más gusta a la parroquia zamorana. Quizás no una versión de un balonmano sublime, pero sí de un balonmano de lucha, de coraje, de fe y de ganas que suple las carencias cuando las hay. Y así, gol a gol, la hinchada se ilusionaba, viendo como la distancia de seis goles que parecía insalvable se iba borrando.

El éxtasis llegó cuando a falta de poco más de dos minutos Sebas Ceballos convertía un penalti que ponía por delante a su equipo para culminar la remontada. Pero no se pudo culminar del todo, ya que un penalti convertido por Dorado volvía a llevar el marcador a las tablas. El último minuto fue de infarto, tanto que ambos equipos fallaron su ataque para haber ganado. No obstante, pese a sumar solo un punto, la afición local tributó una sonora ovación a su equipo porque el ADN del MMT Seguros volvió a aparecer en la pista del Ángel Nieto.

Eso sí, los árbitros no se libraron de una tremenda pitada tras un arbitraje controvertido que no gustó en exceso a la hinchada local.

Comentarios
Lo más