jueves. 27.06.2019 |
El tiempo

El ictus, cada vez más habitual en jóvenes vinculado al consumo de tóxicos y al estrés

El ictus, cada vez más habitual en jóvenes vinculado al consumo de tóxicos y al estrés
El ictus, cada vez más habitual en jóvenes vinculado al consumo de tóxicos y al estrés

El 90% de los pacientes que pasan por la Unidad de Ictus son mayores de 65 años, pero aunque existen factores de riesgo el infarto cerebral le “puede dar a cualquier persona”, según el doctor López Mesonero quien coincide con la Asociación Salmantina de Daño Cerebral en destacar la importancia de la prevención y de adoptar hábitos de vida saludables.

La mayoría de las personas que sufren un ictus tiene más de 65 años. De hecho el 90% de los pacientes de la Unidad de Ictus de Salamanca tienen a partir de esa edad, según ha explicado a este medio su coordinador, el doctor Luis López Mesonero.

Sin embargo, tal y como ha destacado, cada vez es más habitual que el ictus se dé entre gente joven que no presentan factores de riesgo. “Ahí hay que estudiar a fondo el porqué, pero muchas veces hay otros motivos que no tienen que ver con factores de riesgo” ha señalado el doctor López Mesonero, quien ha apuntado al consumo de tóxicos, como drogas, fundamentalmente, como uno de los principales motivos del infarto cerebral en jóvenes, aunque a veces no se encuentra la causa.

Por su parte, desde la Asociación Salmantina de Daño Cerebral (Asdace) además del consumo de drogas apuntan al estrés como un condicionante en gente joven. “Cada vez lo vemos más evidente: el estrés está influyendo mucho en el ictus”, ha subrayado Yolanda García Yuste, coordinadora de esta asociación, quien anima a la gente a reflexionar sobre el tipo de vida que lleva.

“Un ictus le puede dar a cualquier persona, independientemente de los factores de riesgo”

El doctor López Mesonero asegura que “un ictus le puede dar a cualquier persona, independientemente de los factores de riesgo” aunque reconoce que éstos aumentan las probabilidades de sufrir un ictus. Además, ha subrayados que esta enfermedad cerebrovascular supone la primera causa de mortalidad en mujeres en España y la segunda en hombres.

De hecho, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2016 casi 300 personas fallecieron por un ictus en Salamanca, de los que 114 fueron hombres y 179 mujeres. A nivel nacional el número de fallecidos ascendió a 27.122, de las que casi 16.000 fueron mujeres.

Pese a estos datos, el coordinador de la Unidad de Ictus ha asegurado que esta unidad recibe más o menos al mismo número de pacientes varones que de mujeres y ha explicado que en gran medida el ictus está relacionado con factores de riesgos vasculares, como la hipertensión, la diabetes y la dislipemia, es decir, el colesterol alto, así como otros factores como el tabaquismo y el consumo de tóxicos y de alcohol. “En general, los factores de riesgo vascular están más vinculados a los varones pero hay otras causas del ictus, como tener una fibrilación auricular, que es una causa muy prevalente y que está más relacionado con las mujeres”, ha explicado.

La importancia de adoptar hábitos de vida saludables

Tanto el doctor López Mesonero como la Asociación Salmantina de Daño Cerebral destacan la importancia de la prevención y de adoptar hábitos de vida saludables para reducir las posibilidades de sufrir un ictus.

En este sentido, recomiendan llevar una dieta lo más saludable posible, realizar ejercicio físico caminando al menos media hora al día, el control por parte de un médico de los factores de riesgo vascular, y evitar el consumo de drogas y tabaco.

Desde la Asdace, tal y como ha detallado su coordinadora, llevan a cabo sesiones de prevención de ictus, sobre todo, en asociaciones de mayores porque son las personas que más factores de riesgo tienen.

Comentarios