viernes. 14.12.2018 |
El tiempo

Oleada de dimisiones y despidos en las residencias 'de Chicote' en Salamanca

Oleada de dimisiones y despidos en las residencias 'de Chicote' en Salamanca

La situación es consecuencia, según denuncian algunos de los afectados, de la gestión que se está realizando en las residencias de mayores, después de los escándalos en la gestión de los dos centros que se han podido conocer en todo el país tras el estreno del programa sobre alimentación y consumo de Alberto Chicote '¿Te lo vas a comer?'

Las residencias de mayores de Castellanos de Moriscos y Babilafuente de la provincia vecina de Salamanca —que protagonizaron, con una controversia de alcance nacional, el estreno del programa sobre alimentación y consumo de Alberto Chicote '¿Te lo vas a comer?'— están sufriendo una oleada de dimisiones, entre las que, incluso, se incluye, la del propio director del centro de Babilafuente, de titularidad municipal.

El director de la residencia de Babilafuente accedió al cargo en sustitución de la directora zamorana que se encontraba al frente de la gestión que fue 'inspeccionada' por Chicote, en el centro de la polémica por los escándalos destapados por el programa de La Sexta hasta que se apartó de la dirección en unos cambios que también alcanzaron a la residencia de Castellanos de Moriscos, privada aunque de la misma empresa que la de Babilafuente.

A las dimisiones también hay que sumar los despidos que, según han desvelado a este periódico, también se han intensificado, como consecuencia, según asegura una trabajadora, de la gestión que se está llevando a cabo. "En breve, yo también voy a dimitir porque no aguanto la presión que hay", reconoce.

GOTEO CONSTANTE DE DENUNCIAS

La empresa de las dos residencias de ancianos de Castellanos y Babilafuente del programa '¿Te lo vas a comer? del popular chef Alberto Chicote también están siendo objeto en la actualidad continuas denuncias por parte de sus trabajadoras, con un goteo constante de denuncias, principalmente de litigios relacionados con despidos y reclamaciones de cantidades económicas que, según defienden las empleadas, no han sido abonadas, o, cuando sí lo han sido, se han satisfecho de forma incorrecta por parte de la empresa.

Comentarios
Lo más