miércoles. 16.01.2019 |
El tiempo

Ahora Decide lamenta que Ribadelago siga sin recibir compensaciones sociales 60 años después de la catástrofe

Ahora Decide lamenta que Ribadelago siga sin recibir compensaciones sociales 60 años después de la catástrofe

En estos primeros días de enero, en concreto este día 9, se conmemora el 60 aniversario de la catástrofe de Ribadelago, (9-01-1959), en la que perecieron 144 personas víctimas de la rotura de la presa de Vega de Tera.

El Grupo Municipal en Galende de Ahora DECiDE remitía en las últimas horas un comunicado en el que comparte el dolor de los familiares de las víctimas y se solidariza con ellos y con todos los supervivientes y vecinos de Ribadelago “en un abrazo fraternal y de lucha frente al olvido, pues no cabe olvidar un hecho criminal que segó la vida de un pueblo inocente”.

Entienden desde Ahora Decide que la rotura de la presa de Vega de Tera no fue súbita, o de repente, desde mucho tiempo atrás el agua se colaba por grietas amenazantes que no se lograban tapar, recuerdan. “Y a pesar de las grietas y del aumento de las filtraciones se permitió que las aguas alcanzaran un peligroso nivel”, como dijo la sentencia de la Audiencia Provincial de Zamora. Los responsables de la rotura, condenados a una pena de un año de prisión por un delito de imprudencia temeraria, nunca cumplieron la condena y a los que el Tribunal Supremo ratificó la condena de la instancia, Franco los indultó. “Toda una indignidad”, espetan.

“Pero también resulta una indignidad que Ribadelago no haya recibido jamás ninguna compensación social, a pesar del desprecio para las vidas de sus gentes con que fueron tratados por la empresa Moncabril, y el perdón para los responsables del desastre ordenado por el régimen franquista. Ni siquiera disfrutan de una rebaja de la factura de la luz, que tanto bienestar les hubiera proporcionado en los abundantes días gélidos del invierno”, siguen explicando desde Ahora Decide.

En este sentido, recuerdan que en fechas recientes se ha suprimido un día de consulta médica, de los dos que tenía a la semana, y los que necesiten asistencia sanitaria deben acudir al Centro de Salud de Puebla, distante 20 kilómetros y sin transporte público. A estas alturas el Ayuntamiento de Galende no proporciona agua potable a Ribadelago nuevo, de tal manera que, cuando llueve el agua llega turbia y en mal estado a los domicilios y no se puede consumir. “Tampoco funciona la depuradora y prueba de ello es la estela de suciedad con la que vierte las aguas residuales al Tera, asemejando este río en su entrada al Lago a un río de las cuencas mineras”, argumentan desde esta formación.

Ahora Decide agrega: “Resulta penoso transitar por las calles, ya sea por las del pueblo nuevo, o por las del viejo, sucias y llenas de socavones, abandonadas a la completa desidia. Como también lo está alguno de los edificios públicos, con las fachadas desconchadas y repletas de jirones de humedad y desconchones. Todo rezuma abandono y soledad”.

“Clama al cielo que siga cerrado el edificio sobre el que se proyecta el aula de la memoria histórica de Ribadelago, después de diez años prometiendo su apertura. Es una indignidad más y un fracaso del actual Alcalde de Galende y de la Diputación Provincial de Zamora, que no han tenido voluntad real y decidida de llevarlo a cabo, máxime cuando el edifico se encuentra en buen estado de conservación y está cedido gratuitamente para esa finalidad por la Dirección General de Patrimonio del Estado. Por cierto, después de tanta burla y tantos retrasos ese Órgano inició un expediente para recuperarlo que fue detenido gracias a las gestiones de Ahora DECiDE”, apuntan.

Por último, la carta emitida por Ahora Decide finaliza: “Apenas quedan cien vecinos en Ribadelago y nuestro mensaje para ellos es que otra forma de contribuir a la salida del abandono y del mal trato es posible: los es demandando de la Administración Central medidas compensatorias por la tragedia sufrida, impidiendo recortes en servicios básicos, poniendo en valor su modelo urbanístico en el que intervinieron afamados arquitectos, potenciando su ubicación privilegiada en la misma ribera del lago, abriendo el aula de la memoria histórica, y exigiendo de la central eléctrica indemnizaciones por la ocupación de sus terrenos. Por un futuro digno para Ribadelago y para los Riballagueses, desde el recuerdo a sus víctimas”.

Comentarios