martes. 19.03.2019 |
El tiempo

Los trabajadores de Topas se manifiestan para pedir mejoras: "Nos dotan de unos guantes de jardinero y un bolígrafo"

Los trabajadores de Topas se manifiestan para pedir mejoras: "Nos dotan de unos guantes de jardinero y un bolígrafo"

Piden mejoras salariales, laborales y de seguridad, después de que en el último año hayan sufrido siete agresiones. Este jueves recorrieron la capital vecina de Salamanca desde la Plaza Mayor hasta la Subdelegación del Gobierno.

La totalidad de los sindicatos de trabajadores de las instituciones penitenciarias con representación en el Centro Penitenciario de Topas (Acaip, CSIF, UGT y CCOO) realizaron una manifestación en Salamanca este jueves con una salida programa a las 18 horas en la Plaza Mayor hasta la Subdelegación del Gobierno.

Según indicaron en declaraciones previas a la marcha, la manifestación se enmarca dentro de las movilizaciones que se están llevando a cabo en el sector desde hace más de un año, para denunciar la situación existente: gravísima falta de personal, aumento de las agresiones, deficiencias en las condiciones laborales (medidas de seguridad, dotación de medios o falta de formación, entre otras) e injustificables diferencias retributivas para puestos de trabajo idénticos entre trabajadores y trabajadoras únicamente por la ubicación geográfica de los centros penitenciarios, denuncian los sindicatos.

Así, han recordado que la plantilla de la institución penitenciaria que comparten Zamora y Salamanca tiene la media de edad de las más elevadas de los centros penitenciarios de España, así como una RPT (Relación de Puestos de Trabajo) donde el número de plazas sin cubrir sobrepasa el 25% y en el que en el año 2018 se produjeron siete agresiones graves a trabajadores e innumerables agresiones entre internos.

De esta manera, el delegado sindical de Acaip, Valentín Ortiz, ha reconocido que, aunque falta personal, la situación en el área de vigilancia "es insostenible", que se traduce, entre otras cosas, en siete agresiones graves en el último año. "Cuantos más medios humanos, las probabilidad serían mucho menores. Tampoco con los medios materiales adecuados. Nos dotan con unos guantes de jardinero de quince euros y un bolígrafo", criticaba.

Desde CSIF, por su parte, Isaac Olivares, de CSIF, reconocía, además, que la edad de la plantilla es cercana a los 60 años, lo que no es más adecuado para vigilancia. "Estamos aquí para que no piense el ministro de que nos vamos a olvidar del compromiso que adquirió de reconocer la importancia de prisiones. No nos vamos a cansar, vamos a seguir recordando que se comprometió a este reconocimiento", comentó.

Comentarios
Lo más