sábado. 16.02.2019 |
El tiempo

CSIF confía en que el Gobierno revise el condicionante del crecimiento del PIB para permitir la máxima subida salarial

CSIF confía en que el Gobierno revise el condicionante del crecimiento del PIB para permitir la máxima subida salarial

El presidente nacional de CSIF, Miguel Borra, analiza en Valladolid el trabajo y los nuevos retos sindicales de la organización independiente para 2019.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) espera que Ministerio de Política Territorial y Función Pública “sea sensible” a la pérdida de poder adquisitivo de los empleados públicos en la última década, y revise a la baja el condicionante del crecimiento del PIB en 2019, para garantizar y asegurar el incremento salarial máximo previsto para los empleados públicos en 2020. El Acuerdo Marco firmado en marzo de 2018 contempla -para 2020- una subida fija del 2%, con incremento de un 1% más si el crecimiento del PIB es de, por lo menos, un 2,5%. En caso contrario, ese incremento se reduciría proporcionalmente.

Así lo ha apuntado el presidente nacional de CSIF, Miguel Borra, que ha participado este martes en un encuentro con delegados de la Unión Provincial de CSIF Valladolid, para analizar y valorar el trabajo sindical del sindicato independiente para 2019.

La ministra de Economía ha rebajado la previsión de crecimiento hasta un 2,2 por ciento, y CSIF exige que este nuevo escenario macroeconómico no afecte a la subida salarial, teniendo en cuenta el sacrificio realizado por los empleados públicos durante los años de la crisis, ha señalado Borra.

El responsable nacional de CSIF considera que, tras los acuerdos firmados en materia de Función Pública, ha llegado el momento de afrontar nuevos retos y líneas de trabajo para reforzar los servicios que reciben los ciudadanos y mejorar las condiciones de los empleados públicos.

Respecto a estos retos, CSIF ha puesto en la Mesa General de las Administraciones Públicas la recuperación de la estructura salarial que existía antes de 2010; el desarrollo y aplicación de la carrera profesional para todos los empleados públicos, para que puedan progresar y mejorar sus retribuciones en su puesto (y que ahora se está negociando con la Junta en Castilla y León); o la recuperación del 3% de la masa salarial para ayudas sociales.

La recuperación de las 35 horas es otra de las exigencias de CSIF, muy reivindicada por el sindicato independiente en Castilla y León, ya que mientras en otras comunidades sí se está aplicando, “en nuestra Comunidad la Junta sigue sin querer negociar su aplicación”, ha dicho el presidente autonómico de CSIF en Castilla y León, Carlos Hernando. CSIF también reclama que se negocie la implantación de la jornada de 35 horas en la Administración General del Estado, sin tener en cuenta el cumplimiento de los objetivos del déficit y la regla de gasto, así como la concreción presupuestaria de la bolsa de horas para promover la conciliación.

Asimismo, CSIF pide dotación presupuestaria para avanzar hacia la equiparación salarial de la Administración General del Estado y de la Justicia no transferida, y que se incluya un fondo de 123 millones para complementar la subida para los empleados de Prisiones. CSIF también reclama al Gobierno que agilice la oferta de empleo público. Así, recuerda que aún no ha salido la convocatoria de 2018 pese a estar aprobada, y es preciso definir la de 2019. Además, se deben agilizar los procesos de estabilización de plazas interinas, especialmente en ámbitos como la Sanidad.

En materia de personal, CSIF insiste en la necesidad de afrontar un plan de recursos humanos que permita rejuvenecer la administración y garantizar la calidad de los servicios públicos en ámbitos como Prisiones, Educación, Sanidad, Justicia o Seguridad Social, sin límites de tasa de reposición. Hay que tener en cuenta que desde enero de 2010 se han perdido 106.605 empleos como consecuencia de los recortes de la crisis.

En este sentido, CSIF recuerda la “alarmante falta de médicos en Castilla y León y en toda España, por la falta de profesionales”, lo que obliga a la Junta y al Gobierno central a tomar medidas y fijar un plan urgente a medio y largo plazo, que tiene que pasar por la ampliación de plazas MIR, para que haya profesionales que puedan incorporarse a los centros de salud y hospitales”, según indica la presidenta provincial de CSIF Valladolid, María José San Román, que recuerda que en la próxima década se jubilarán casi el 50% de los médicos de Castilla y León.

Comentarios