La iglesia de San Vicente, ubicada en la plaza del Fresco, ha sido acordonada esta mañana por motivos de seguridad. Hasta el lugar se trasladaban bomberos y Policía Local para proceder a su clausura y comenzar las labores pertinentes para evitar nuevos desprendimientos.

Tras ser acordonada la zona, los bomberos han procedido a las inspecciones de la parte alta de la torre del templo, lugar donde se registraba el posible peligro tras desprenderse varias piezas de pizarra.

Los bomberos se encuentran aún trabajando en la zona para asegurar el edificio y evitar daños personales que, por suerte, no ha habido que lamentar.


El fresco

Comentarios