miércoles. 18.09.2019 |
El tiempo

Los alumnos de la Milagrosa claman por la paz formando una gran rosa

Los alumnos de la Milagrosa claman por la paz formando una gran rosa
Los alumnos de la Milagrosa claman por la paz formando una gran rosa

Más de 700 alumnos han participado en este emotivo acto por el Día de la Paz.

Como cada 30 de enero, diferentes actos se suman al Día de la Paz y el del colegio Medalla Milagrosa ya se ha convertido en una tradición. Por tercer año consecutivo, los alumnos del colegio han querido sorprender a los zamoranos con una multitudinaria performance que ha dado como resultado una gran rosa humana formada por 770 alumnos.

Todos ellos portaban en sus manos diferentes cartulinas diferencias por su color: Rojo, rosa y verde que formaron los pétalos de la rosa así como su tallo. Una representación que estuvo acompañada por la canción 'Rosa de la Paz' de Amaral que puso el ritmo al suave movimiento de los alumnos que emulaban una rosa movida por el viento.

Un año más, el colegio Medalla Milagrosa ha querido celebrar el Día de la Paz con los zamoranos en un acto que quedará para el recuerdo. 


Además del espectáculo visual que han ofrecido, desde la Milagrosa se ha dado lectura a un manifiesto:

 En nuestro lenguaje coloquial, solemos emplear el término PAZ aludiendo al mismo como una simple ausencia de guerra. Y cuando hablamos de guerra, nos referimos al conflicto bélico, al enfrentamiento violento entre ejércitos… Pero no hay que trasladarse al campo de batalla para encontrar violencia. Por desgracia, en nuestra sociedad está muy presente, implícita o explícitamente. Todo lugar donde el hombre habite, donde dos o más seres humanos se junten, es proclive a ser un punto donde nazca la violencia... Diariamente, nos llegan noticias de violencia en las parejas, las familias, los centros educativos, los lugares deportivos y de ocio, la naturaleza, los centros de trabajo, las calles y los barrios.

Es paradójico que sea en ese mismo lugar donde surge la violencia, donde debe empezar la labor primordial para cosechar PAZ. Son precisamente la mente y el corazón humanos los sitios donde debemos sembrar SEMILLAS DE PAZ, para que broten y crezcan hombres y mujeres fuertes, humildes, sanos y limpios de mente y corazón, que aprendan y enseñen a convivir con sus actos y su ejemplo.

Para una buena cosecha de PAZ, necesitamos el sustrato de la educación, hay que alimentar la PAZ desde la raíz. Proporcionemos una educación orientada a la construcción de proyectos comunes, a la solución dialogada de conflictos y controversias. Una educación para la cohesión social basada en la diversidad como fuente de enriquecimiento mutuo. Y sobre todo una educación por y para la igualdad en la que el respeto a las y los que son la otra mitad del propio ser humano, sea algo tan básico y esencial como el aire que respiramos.

Nos espera un duro trabajo. Como dijo Juan Pablo II, “La PAZ es un don de Dios y, al mismo tiempo, una tarea de todos” La violencia brota todos los días a nuestro alrededor en un mundo cada vez más hostil. Somos nosotros, los que con nuestra labor constante e incansable, tenemos que podar la violencia, cortarla de raíz, y sembrar nuestras SEMILLAS DE PAZ llenando su vacío. El riego día a día con amor, bondad, caridad, justicia y respeto en todos los espacios donde se juntan y reúnen hombres y mujeres, jóvenes, niños y niñas es lo único que nos llevará a lograr el tan ansiado futuro de PAZ, donde todos queramos y podamos convivir.

Hoy todos los que formamos el Colegio Medalla Milagrosa, TENEMOS LA ESPERANZA DE QUE LA PAZ FLOREZCA en los corazones y mentes y humanos, y desde Zamora con nuestra ROSA ondeando al viento, imploramos y reclamamos al mundo PAZ, RESPETO E IGUALDAD. Nos encomendamos a la Virgen Milagrosa, nuestra madre y protectora, y le rogamos que extienda la esperanza y la PAZ por todos los rincones del planeta. Hoy, alzamos nuestras voces al mundo para decir bien alto que rechazamos todo tipo de la violencia y nos comprometemos a construir un mundo donde el respeto y la igualdad sean la base de una sociedad humana. 

Comentarios
Lo más