jueves. 22.08.2019 |
El tiempo

Mercado Laboral

Radiografía del trabajo: menos paro de larga duración, más empleo cualificado y más siniestralidad

Radiografía del trabajo: menos paro de larga duración, más empleo cualificado y más siniestralidad
Radiografía del trabajo: menos paro de larga duración, más empleo cualificado y más siniestralidad

La tasa de paro se sitúa en la región en un 12,1%. Del total de parados, el 35,1% son de larga duración, en un descenso del 2,3%. Los empleos cualificados crecen levemente y la siniestralidad aumenta por cuarto año consecutivo.

El paro se ha reducido de nuevo en 2018 y la tasa se sitúa ya en un 12,1% en Castilla y León, la más baja desde marzo de 2009 y tres puntos por debajo de la media nacional. Esto ha tenido su reflejo en los parados de larga duración, que también han descendido.

De hecho, en la región se ha alcanzado la cifra más bajo en este último ámbito desde marzo de 2011, según refleja el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo. Así, 42.100 parados se encuentran en esta situación, con tiempos superiores a los dos años, en la que es la mitad de la cifra que se registraba a finales de 2015.

Como proporción del total de personas sin empleo, los parados de larga duración son el 35,1% del total, 2,3% menos que hace un año, aunque en este caso se encuentra por encima de la media nacional, que no llega al 35%.

Por otro lado, en este estudio se refleja también el aumento de los empleos cualificados, al estilo de lo que ha ocurrido en España. En el país, de esta manera, subió una décima hasta el 32,7%, mientras que en Castilla y León lo hace en cinco décimas y se sitúa en 28,4%, siendo el mejor resultado para la región en casi cuatro años.

En el último trimestre de 2018, se habían creado en Castilla y León 25.000 puestos de trabajo (+2,6% interanual). De ellos, 18.500 han sido de cualificación media o baja (+2,7%), mientras que los restantes 6.500 han correspondido a alta cualificación (+2,4%).

El único pero, y también lógico, que se le puede poner al aumento de empleo es la siniestralidad laboral que, en Castilla y León, no ha dejado de crecer desde comienzos de 2014. Según el Monitor, en la actualidad se registran 65,3 accidentes laborales que causaron baja cada 10.000 ocupados, en un incremento de casi el 7% en cuatro años. Es el peor dato desde junio de 2011 aunque la cuarta autonomía con menor siniestralidad.

Además, estos datos resultan un 39% más bajos que los que exhibía la comunidad en 2007, cuando se contaban 107 accidentes cada 10.000 ocupados.

Comentarios
Lo más