Han pasado quince años desde que Madrid y España entera se paralizase ante el dolor sufrido por el atentado terrorista que acabó con la vida de 193 personas y dejó más de 2.000 heridos. Un hecho que pese al paso del tiempo "no se debe olvidar a las víctimas y se debe seguir condenando este tipo de actos", tal y como declaró el alcalde de la ciudad, Francisco Guarido, al término del minuto de silencio.

El escenario de este homenaje ha sido la Plaza Mayor donde se han dado cita los representantes de las instituciones zamoranas, así como ciudadanos en general para rendir homenaje a las víctimas del atentado terrorista y sumarse a la repulsa de estos hechos.

El reloj del Ayuntamiento marcaba las once de la mañana cuando el silencio se apoderó del centro de la ciudad homenajeando así a los fallecidos hace quince años dejando una herida que aún a día de hoy resulta difícil de cicatrizar.

"Es necesario conmemorar a las víctimas de aquel horror, que nos sigue estremeciendo y es importante la unidad que se demuestra en este tipo de actos con la presencia de todas las fuerzas políticas con el fin de condenar este tipo de actos terroristas", tal y como destacó la actual presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo, presente también en este emotivo acto.







Comentarios