martes. 19.11.2019 |
El tiempo

Un festival desde el perímetro le da al CB Zamora un abrumador triunfo ante Girona

Un festival desde el perímetro le da al CB Zamora un abrumador triunfo ante Girona
Un festival desde el perímetro le da al CB Zamora un abrumador triunfo ante Girona

Los dos recitales de Sango Niang (22) y Somgyi (23) fueron claves para darle la victoria a un CB Zamora que cuajó uno de sus mejores partidos de la temporada para arrollar a Girona por 87-68.

CB Zamora y Girona ofrecieron un grandísimo partido a una afición que llenó tres cuartas partas del pabellón con un aforo que hacía mucho tiempo que no se veía en un partido de baloncesto en la provincia. Fue un duelo de mucho nivel, con defensas muy duras y con ataques que por momentos parecían de superior categoría.

Mención especial merece el juego exterior de un CB Zamora que tuvo una tarde muy inspirada ante los cambios de defensa que buscó en Girona en varios momentos para tratar de romper ese torrente anotador. Niang, con 22 puntos, y Somgyi, con 23, lideraron la producción ofensiva de los de Saulo Hernández.

La contienda fue igualada en todo su desarrollo, aunque salvando algunos tramos del primer cuarto, los locales siempre llevaron las riendas del luminoso. El 15-17 del primer parcial dio paso a un 27-19 en el segundo. Fue en ese segundo tramo cuando los de Saulo Hernández se soltaron en ataque ante una grada entregada. Especialmente reseñable fue la actuación de Sango Niang, que con 15 puntos al asueto se echaba el equipo a su espalda.

El tercer parcial comenzó como acabó el segundo, con un CB Zamora de dulce en la ofensiva, anotando muchos puntos desde el exterior con un brillante Somgyi y desesperando a un Girona que no era capaz de encontrar aro ni desde el perímetro ni tampoco cargando en la zona. El 61-53 con el que comenzaba el parcial decisivo allanaba el terreno para los locales, que querían lograr el primer triunfo de la fase de ascenso en su feudo.

Fue un cuarto de mucho respeto y ninguna de las dos escuadras logró anotar en los primeros tres minutos. Pero otra vez el lanzamiento exterior del CB Zamora rompió la monotonía y empezó a labrar ventajas que parecían definitivas. Los zamoranos se colocaban 78-62 a falta de dos minutos ante un Girona desquiciado. Era cuestión de dormir el juego. Y así fue. Al final, victoria por 87-68 y un triunfo vital para seguir luchando por mantenerse en las eliminatorias por el ascenso.

Comentarios