miércoles. 17.07.2019 |
El tiempo

Ingresa en urgencias ensangrentado, afirmando ser un extraterrestre y con el pene amputado con los cordones de los zapatos

Ingresa en urgencias ensangrentado, afirmando ser un extraterrestre y con el pene amputado con los cordones de los zapatos
Ingresa en urgencias ensangrentado, afirmando ser un extraterrestre y con el pene amputado con los cordones de los zapatos

El hombre, de unos 30 o 35 años, ingresó directamente en quirófano para realizarle una primera cirugía, según informa el diario malagueño. Durante su estancia en el hospital, proporcionó versiones contradictorias e inverosímiles de lo ocurrido.

Con un golpe en la cabeza, signos de asfixia en el cuello y una amputación parcial del pene. Así encontró a un hombre la Policía Local de Benalmádena, en Málaga, según informa el diario 'Sur' y publica La Sexta.

Caminaba desorientado y tenía sangre en la cabeza y en las manos. Los agentes lo llevaron al hospital y los sanitarios descubrieron que su pene estaba anudado con cordones de zapatos y gomillas del pelo, muy apretado, como si hubiese o hubiesen querido realizarle un torniquete.

El hombre, de unos 30 o 35 años, ingresó directamente en quirófano para realizarle una primera cirugía, según publica el diario malagueño. Durante su estancia en el hospital, proporcionó versiones contradictorias e inverosímiles de lo ocurrido.

Primero dijo llamarse Sergio, después Rafael y, por último, Naomi


En un primer momento, aseguró que se llamaba Sergio, que era un extraterrestre y que el pene no era suyo. También mencionó que le habían atacado. Después, cambió de nombre e insistió en que lo llamaran Naomi, apunta el diario.

Por ahora se desconoce cuál es su identidad y su domicilio y tampoco hay constancia de que haya sido asistido en el servicio de psiquiatría del Hospital Clínico, ni tampoco que tenga un historial de esta índole en el Servicio Andaluz de Salud.

El paciente ha dado negativo en los análisis a alcohol y drogas y la investigación para esclarecer los hechos continúa en manos de la Policía.

Comentarios
Lo más