miércoles. 11.12.2019 |
El tiempo

El obispo pide que la Semana Santa de Zamora no se convierta en una “romería para comer”

El obispo pide que la Semana Santa de Zamora no se convierta en una “romería para comer”
El obispo pide que la Semana Santa de Zamora no se convierta en una “romería para comer”

Gregorio Martínez Sacristán ofreció este pasado Domingo de Ramos una homilía muy vehemente en la que pidió a los semanasanteros que cuiden la Semana Santa de Zamora, que no riñan, y que sean “militantes y no funcionarios” de esta fe.

El Obispo de Zamora presidía la eucaristía de Domingo de Ramos en La Catedral y mandaba varios mensajes a los fieles. Tras una introducción en la que dejaba claro que este tiempo actualiza el misterio pascual, la entrega, la pasión, la muerte y la resurrección del Señor, pasaba a una reflexión en la que espetaba que en torno a la Semana Santa “se han añadido cantidad de cosas que no son legítimas desconectadas del hecho, que es historia y es real, no es inventado”. Gregorio Martínez lamentó que los fieles preparen todas las cosas para Semana Santa pero que no preparen el corazón “para que esto sea verdad”.

Después de esos primeros minutos de homilía, el prelado entendía que están lejos del espíritu de la Semana Santa aquellos que “riñen con motivo de la Semana Santa, porque es una contradicción total, es lo contrario a la fe que se profesa”. “Los semanasanteros tienen que ser coherentes, llevar en su corazón la cruz del Señor y la señal del Señor”, comentaba el Obispo, a la vez que animaba a los fieles a que salgan a la calle a contar “la verdad”, porque “las calles son de los zamoranos, no de quienes nos dirigen, para recorrerlas con nuestros símbolos, nuestra fe, con nuestras procesiones”.

Precisamente sobre las procesiones, Martínez Sacristán expuso de forma amplia: “Expresan la admiración de mucha gente de dentro y de fuera, y esto es un legado que no podemos echar por la borda, que tenemos que conservar, que trabajar. No podemos convertir las procesiones en romerías. Las procesiones de Semana Santa son procesiones para el día de la Semana Santa y no son romerías para comer. Ninguna de las ciudades de alrededor hacen lo que nosotros hacemos, si no mirad, tanto que miráis a los alrededores, tanto que bajáis al sur a mirar”, comentaba, y ponía como ejemplo: “Mirad Sevilla, Murcia, Valladolid, Salamanca, Málaga. Nosotros tenemos por sí mismos más que muchos de ellos, no necesitamos recurrir a otras cosas. Nuestras procesiones son bellas, austeras, verdaderas, inspiran silencio, admiración, respeto, devoción. No es simplemente representación. Son espectáculos religiosos, y eso es lo que hay que conservar. Incluso los que no creen mucho. Es de todos si sabemos mantenernos todos en este tronco, no desprendiéndonos. Este tronco que nos ha dado prestigio en el mundo. Os invito a que cada procesión sea sacada a las plazas con espíritu de fe y religioso”.

Por último, pidió a todos que se impliquen, que los ciudadanos que se mueven en el entorno de la Semana Santa sean “militantes no funcionarios”, alguien “que se compromete con la fe”, zanjaba.

Comentarios
Lo más