miércoles. 11.12.2019 |
El tiempo

Semana Santa

Las Capas Pardas deja al Cristo del Amparo en el templo y los hermanos realizan un recorrido corto

Las Capas Pardas deja al Cristo del Amparo en el templo y los hermanos realizan un recorrido corto
Las Capas Pardas deja al Cristo del Amparo en el templo y los hermanos realizan un recorrido corto

Después de que la lluvia frustrase la procesión del Silencio, la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Amparo realizaba un recorrido corto por el barrio de Olivares. Además, a las doce en punto se decidía que el recorrido se realizaba sin el Cristo.

La medianoche zamorana del Miércoles Santo se sume en el recogimiento y la austeridad con el desfile procesional de la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Amparo, más conocida como las Capas Pardas. En el plan original, saldría a las doce de la noche de la iglesia de San Claudio de Olivares para seguir por Plaza de San Claudio, Calle Cabildo, Avda. de Vigo, cuesta y calle Pizarro, rúa de los Francos.

Continuaría por la plaza y el arco de San Ildefonso, plaza Fray Diego de Deza, donde se rezaría el Vía Crucis al paso de la procesión, para continuar por la plaza de Arias Gonzalo, Obispo Manso y cuesta del Obispo, avda. de Vigo, Rodrigo Arias, y la plaza de San Claudio, donde se entonaría el Miserere Castellano, para retornar a su templo de salida.

Sin embargo, la lluvia, que ya ha frustrado la procesión de la Real Hermandad del Santísimo Cristo de las Injurias, obligaba a la directiva de las Capas Pardas a pensarse reducir el recorrido, tal y como informaba a primera hora de la noche zamora24horas. Una situación que se llevó adelante.

Así, en este acortado recorrido, la primera intención era que la procesión saliera de la iglesia de San Claudio de Olivares para dar la vuelta en la calle Mediodía y volver al templo, sin llegar a salir del barrio, pero finalmente la vuelta fue por la parte superior del barrio: calle Mediodía, subida por la calle Cabildo, Trascastillo, calle Santa Colomba y Rodrigo Arias. Además, a las doce en punto se decidía que el Cristo del Amparo no procesionaría y se quedaría en el templo para no sufrir los problemas que genera la lluvia. De esta forma, la imagen quedaba aguardando en la iglesia hasta que regresaron los hermanos y se cantó el Miserere.

Comentarios
Lo más