sábado. 25.05.2019 |
El tiempo

La Junta de Accionistas de Unicaja Banco aprueba las cuentas de 2018

La Junta de Accionistas de Unicaja Banco aprueba las cuentas de 2018
La Junta de Accionistas de Unicaja Banco aprueba las cuentas de 2018

Unicaja Banco ha hecho balance de 2018 en su Junta General Ordinaria de Accionistas, celebrada hoy en Málaga, en la que ha aprobado las cuentas anuales y la gestión del Consejo de Administración en el pasado ejercicio, el primero completo como entidad cotizada, así como la propuesta de un dividendo del 40% del beneficio neto, con un incremento del dividendo por acción del 76%.

La Junta General Ordinaria de Accionistas de Unicaja Banco ha aprobado hoy la gestión del Consejo y las cuentas anuales de 2018, del primer ejercicio completo como entidad cotizada, así como el aumento en el reparto de dividendo. La entidad ha obtenido el apoyo mayoritario de los accionistas, que han refrendado la gestión en un ejercicio marcado por la culminación de la integración de EspañaDuero y por los avances en el cumplimiento del Plan de Negocio 2017-2020, en transformación digital y dinamización comercial, entre otros aspectos, adelantando a 2018 algunos de los objetivos establecidos para el período.

Así, la calidad de balance y los niveles de solvencia de la entidad permiten anticipar dos años, ya para el ejercicio 2018, el porcentaje de beneficio neto destinado al pago de dividendos previsto en la salida a bolsa (40% para 2020). Esto supone un dividendo de 3,8 céntimos por acción, frente a 2,1 céntimos abonados con cargo al resultado del ejercicio anterior, lo que supone un incremento del 76%.

Asimismo, los accionistas de Unicaja Banco han aprobado la propuesta de adaptación del número de miembros del Consejo de Administración, que pasa a estar constituido por 12 consejeros. La Junta de Accionistas ha contado con la asistencia, presente o representada del 83,47% del capital de la entidad.

Durante su intervención, el Presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, ha destacado que “2018 ha sido el primer ejercicio completo que hemos vivido como entidad cotizada”. Un año en el que, como ha subrayado, “los análisis y pruebas de resistencia evidencian la solidez de Unicaja Banco y su posicionamiento para afrontar escenarios y retos futuros”. Asimismo, ha resaltado el “intenso trabajo que realiza nuestra entidad, que le permite estar preparada y adaptarse a las nuevas exigencias regulatorias” que puedan afectar al sector.

Azuaga también ha hecho referencia en la Junta de Accionistas a los contactos que Unicaja Banco mantiene con Liberbank, como se comunicó en hecho relevante el 12 de diciembre pasado, y ha señalado que continúan avanzando en los distintos aspectos que son habituales en este tipo de procesos. El Presidente ha recordado que, como se señaló en el referido hecho relevante, estos contactos tienen lugar en el marco del análisis de potenciales oportunidades de inversión u operaciones corporativas que pudieran resultar de interés para todos los accionistas de la entidad.

Por su parte, el Consejero Delegado de Unicaja Banco, Enrique Sánchez del Villar, ha incidido especialmente en el impulso del Plan de Dinamización Comercial para el desarrollo de una oferta adecuada a las necesidades del cliente y la potenciación de los canales online dentro del Plan de Transformación Digital en el que está inmersa la entidad. Asimismo, ha repasado los principales aspectos de la evolución financiera de la entidad en 2018, como el crecimiento del 21% de las nuevas operaciones de crédito concedidas a pymes y particulares o el refuerzo en solvencia en 0,6 p.p., con una ratio CET1 regulatoria del 15,7%.

Entorno macroeconómico

Al inicio de su intervención, el Presidente de Unicaja Banco se ha referido al entorno macroeconómico en el que actualmente opera el sector bancario español, así como a las perspectivas para 2019. Ha recordado que las entidades se mueven en un contexto complejo y cambiante, marcado por el impacto de un amplio conjunto de factores, tanto de carácter cíclico como estructural, y por la proliferación de normas que impactan en la actividad del sector bancario.

Gobierno corporativo, integración de EspañaDuero y Plan de Eficiencia

Entre los hitos más relevantes de 2018, el Presidente ha destacado las principales novedades en materia de gobierno corporativo. El proceso de renovación del Consejo de Administración, por finalización de mandatos, que tuvo lugar hace un año y fue aprobado por la anterior Junta de Accionistas, ha posibilitado la incorporación de Ana Bolado, Manuel Conthe y María Antonia Otero como consejeros independientes, y de Teresa Sáez como consejera dominical, en todos los casos especialistas de reconocido prestigio y de acreditada experiencia, como también ocurre con el consejero dominical Manuel Muela, incorporado con anterioridad.

“Estas incorporaciones, junto con el resto de miembros integrantes del Consejo antes de 2018, han permitido configurar un órgano altamente cualificado y diverso, con una matriz de competencias y habilidades muy completa, que aseguran el mejor análisis y una fundamentada toma de decisiones estratégicas para el futuro de nuestra entidad”, ha manifestado Azuaga.

Tras la renuncia como consejero de Eloy Domínguez-Adame, que tuvo lugar en diciembre pasado, la Junta de Accionistas ha acordado hoy adaptar el número de miembros del Consejo de Administración, que pasa a contar con 12 consejeros, de los cuales dos son ejecutivos, cinco dominicales y cinco independientes, con un porcentaje de mujeres del 41,6%.

El Presidente de Unicaja Banco ha recordado, asimismo, que el pasado mes de mayo se acordó crear la Comisión de Tecnología e Innovación, de carácter voluntario, que se sumó a las otras cuatro comisiones preceptivas que apoyan la actuación del Consejo: Auditoría y Cumplimiento Normativo, Nombramientos, Retribuciones y Riesgos.

Otro hito importante de 2018, destacado en la Junta de Accionistas, ha sido la culminación de la integración de EspañaDuero a finales de septiembre de 2018 en sus vertientes jurídica, operativa y tecnológica, tras superar, de forma exitosa y en plazo la hoja de ruta establecida. La fusión por absorción de EspañaDuero permite continuar avanzando en la dirección marcada por el Plan Estratégico 2017-2020, manteniendo la vinculación con los territorios de origen (Andalucía y Castilla y León), en los que Unicaja Banco es líder, y con las zonas de actuación tradicionales, como son Castilla-La Mancha, Extremadura o Madrid.

La finalización de dicha integración ha llevado aparejada la aprobación del Plan de Eficiencia, que incluye nuevos objetivos de ajustes de costes para materializar tanto las sinergias resultantes de la integración como las derivadas de los planes de transformación comercial y operativa. Ligado a lo anterior, con el respaldo mayoritario de las organizaciones sindicales, a finales del ejercicio la entidad cerró el acuerdo de negociación laboral para el conjunto de la plantilla del Banco, desarrollado por motivos de eficiencia y en línea con el resto del sector. A este respecto, se regula un proceso de desvinculaciones voluntarias por prejubilación y bajas indemnizadas, que se llevará a cabo de forma gradual durante tres años, así como el establecimiento de unos criterios para la aplicación de medidas de flexibilidad interna.

Avances en el Plan de Negocio: transformación digital y dinamización comercial

En relación con el desarrollo del Plan de Negocio 2017-2020, que incluye, entre otros, los planes de digitalización y de dinamización comercial diseñados con la atención dirigida al cliente, el Presidente de Unicaja Banco ha mencionado el nuevo modelo de gestión comercial y los cambios introducidos en el proceso de concesión y seguimiento del crédito como “palancas importantes” en esa línea, así como la adecuada gestión en el ámbito de los activos no productivos.

Asimismo, se ha referido a los proyectos específicos que se han emprendido asociados al Plan de Negocio. Entre estos, cabe citar el Plan de Sistemas, que supone disponer de un modelo de plataforma bancaria de futuro y eficiente, y de un modelo organizativo dimensionado para integrar de forma ágil al cliente. También figura el Plan de Transformación Digital con el objetivo de afrontar los cambios y la adaptación a los nuevos escenarios tecnológicos del sistema financiero, con tres elementos clave: el marketing digital para la generación de negocio en ámbitos digitales y en oficinas; la transformación integral de procesos, y la analítica avanzada.

Al respecto, el Consejero Delegado se ha referido a los avances en la estrategia de digitalización, focalizada en las necesidades de los clientes de Unicaja Banco. En concreto, los usuarios digitales (aquellos que se conectaron a banca electrónica en los últimos tres meses) suponen ya cerca de un 30% del total. De igual modo, los clientes puros digitales, es decir, aquellos que sólo se relacionan con la entidad mediante los canales online, representaban un 19% del total a diciembre del ejercicio pasado. Por otra parte, el 67% de las transacciones por canal llevadas a cabo durante el pasado ejercicio fueron a través de banca electrónica.

Junto al plan anterior, el Presidente de Unicaja Banco ha hecho referencia a otros avances como la nueva web pública como “punta del iceberg del cambio cultural en el que está inmersa la entidad”, o el Plan de Gestión de Activos No Productivos, centrado en la gestión de la premorosidad y en la aceleración del proceso de gestión de adjudicados. Asimismo, ha destacado el desarrollo de modelos avanzados de gestión del riesgo de crédito.

Asociado al Plan de Negocio también se desarrolla el Plan de Reactivación Comercial, con proyectos focalizados en los hogares, en la vertiente del consumo y empresas, dirigidos a la mejora de la sistemática comercial. Completan estos proyectos iniciativas orientadas a la agilización de procesos, en la red de oficinas y en servicios centrales.

Precisamente, en cuanto al Plan de Dinamización Comercial, el Consejero Delegado ha comentado que el objetivo es impulsar y diversificar el negocio desarrollando una oferta adecuada a las necesidades del cliente. Así, las nuevas operaciones de crédito concedidas a pymes y particulares crecieron un 21% durante el pasado ejercicio.

En el ámbito laboral, Unicaja Banco ha continuado en 2018 con la formación de su plantilla para la obtención de las certificaciones en asesoramiento y comercialización financiera, en cumplimiento de la directiva MiFID II. Así, un elevado porcentaje de sus empleados relacionados con la venta de productos financieros (un 80%) ha logrado estas certificaciones.

Fortaleza financiera en las cuentas de 2018

Con relación a las cuentas anuales (individuales y consolidadas) correspondientes al ejercicio 2018, que han sido aprobadas por la Junta General de Accionistas, destacan la mejora de los niveles de solvencia del Grupo Unicaja Banco; la disminución de los activos no productivos, a la vez que se mantienen los altos niveles de cobertura; el incremento de las nuevas operaciones de financiación crediticia a pymes y particulares, y los altos y holgados niveles de liquidez.

En este sentido, en 2018 el Grupo Unicaja Banco obtuvo un beneficio neto de 153 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,2% respecto al ejercicio 2017. Dicha mejora está fundamentada en el aumento del margen de intereses del 3,1%, en la disminución de los gastos de explotación del 2,2%, así como en una importante reducción de las necesidades de saneamientos.

Respecto a la persistente y acelerada reducción de los activos no productivos, destaca la reducción en 995 millones de euros (un 22%). Igualmente, los niveles de cobertura de estos activos se mantienen entre los más altos del sector, con una tasa del 57,3% a cierre de diciembre de 2018.

En términos de solvencia, a dicha fecha, el Grupo Unicaja Banco presentaba una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET 1) del 15,4%, y de capital total del 15,7%, entre las más elevadas del sector. En términos de fully loaded, Unicaja Banco contaba con una ratio CET1 del 13,5% y de capital total del 13,7%.


Comentarios
Lo más