lunes. 20.05.2019 |
El tiempo

Exigen la paralización de la obra "ilegal" de la macrogranja de Pozuelo con capacidad para 5.000 cerdos

Exigen la paralización de la obra "ilegal" de la macrogranja de Pozuelo con capacidad para 5.000 cerdos
Exigen la paralización de la obra "ilegal" de la macrogranja de Pozuelo con capacidad para 5.000 cerdos

Unas obras que serían ilegales pues la licencia urbanística concedida por el Ayuntamiento de Pozuelo estaría suspendida

La Asociación Pueblos Unidos de la Comarca de Tábara ha registrado en el Ayuntamiento de Pozuelo de Tábara un escrito para exigir la paralización de las obras que se están acometiendo en la parcela escogida para la instalación de una granja industrial porcina con capacidad para casi 5.000 plazas de cebo. Unas obras que serían ilegales pues la licencia urbanística concedida por el Ayuntamiento de Pozuelo estaría suspendida por silencio administrativo, al no haberse respondido de manera expresa al recurso de reposición presentado por la asociación vecinal en el mes de febrero.

El pasado 26 de febrero, Pueblos Unidos de la Comarca de Tábara registró un recurso de reposición contra el decreto del alcalde por el que se concedía la licencia urbanística para la construcción de la granja industrial de Agroporc. En dicho recurso se solicitaba la suspensión de la ejecución de la licencia urbanística al considerar que las obras a acometer causarían un perjuicio difícil o imposible de reparar, dada la condición de actividad altamente contaminante para el agua, el aire y el suelo de la explotación porcina industrial.

Además, las medidas correctoras de los riesgos para la salud y el medio ambiente de este tipo de actividad ganadera dependen del hipotético cumplimiento del titular de la explotación, y existen casos fácilmente comprobables en los que dicho cumplimiento ha sido insuficiente o inexistente. Asimismo, el plan de gestión de purines no es creíble, al no disponer de superficie agraria suficiente para el esparcimiento de los purines, los propietarios de las parcelas incluidas en el plan no han dado su consentimiento expreso y algunas de las parcelas no cumplen con la normativa.

A ello se suma que la explotación industrial porcina prevista en Pozuelo no cuenta con suministro de agua ni autorización de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) para alumbramiento de aguas subterráneas y, además, la promotora ha construido un pozo de captación sin la preceptiva autorización municipal. También, las instalaciones de la granja industrial están previstas, en parte, dentro de la zona de policía definida por la CHD en cauce público, lo que contraviene la Declaración de Impacto Ambiental, condicionada a que todas las instalaciones estuvieran fuera de la zona de policía.

De ahí que la asociación, a través del recurso de reposición del pasado febrero, solicitase la suspensión de la ejecución de la licencia urbanística. Sin embargo, el Ayuntamiento de Pozuelo de Tábara ha dejado transcurrir el mes preceptivo para dar respuesta al recurso de reposición por lo que se considera que la licencia urbanística está suspendida por silencio administrativo.

Así, las obras que se están llevando a cabo en la parcela desde hace días, destinadas a la preparación del terreno y la apertura de zanjas para suministros y servicios, son ilegales, en opinión de la asociación vecinal, que exige ahora la paralización de las mismas de manera inmediata y que el Ayuntamiento adopte las medidas necesarias para garantizar la efectividad de la suspensión de la licencia.


Granja en Faramontanos

Por otra parte, la Asociación Pueblos Unidos de la Comarca de Tábara ha presentado un escrito ante la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) solicitando la denegación de la concesión de aprovechamiento de agua subterránea para la granja industrial porcina promovida por Selección Batallé en Faramontanos de Tábara. La empresa solicita autorización para la construcción de un pozo que le permita captar un máximo de 87.600 metros cúbicos de agua al año, una cantidad que pone en riesgo el abastecimiento de agua para consumo humano en Faramontanos y Santa Eulalia.

La asociación vecinal recuerda que Faramontanos ha sufrido, y sigue sufriendo, un importante problema de escasez de agua, con varios intentos fallidos de captación de agua subterránea y grandes inversiones para contar con los pozos que actualmente suministran a la población. De ahí que el proyecto de la granja industrial porcina pueda comprometer el suministro de agua al municipio, y también a Santa Eulalia, que bebe del mismo acuífero localizado en la zona próxima a la instalación ganadera.

Además, el pozo solicitado por la empresa se encuentra dentro de la zona de salvaguarda definida por la CHD para proteger sendas captaciones y no está garantizado que los acuíferos no acaben contaminados por la reversión del agua utilizada para el tratamiento de purines o por los purines mismos, tras ser esparcidos en terrenos agrícolas. Por todo ello, Pueblos Unidos ha solicitado a la Confederación que deniegue la concesión de aprovechamiento de aguas subterráneas a Selección Batallé para su explotación porcina industrial de Faramontanos.

Comentarios
Lo más