viernes. 23.08.2019 |
El tiempo

Un vecino de Corrales halla una granada de mortero mientras hacía obras en su vivienda

Un vecino de Corrales halla una granada de mortero mientras hacía obras en su vivienda
Un vecino de Corrales halla una granada de mortero mientras hacía obras en su vivienda

La granada de mortero fue encontrada por un vecino de la localidad al realizar unas obras en su vivienda. Tras dar aviso, la Guardia Civil aseguró el lugar del hallazgo y retiró el artefacto por personal especializado, destruida posteriormente por el GEDEX desplazado desde Valladolid.

Mediados del presente mes de abril, un vecino de la localidad de Corrales del Vino (Zamora), pone en conocimiento de la Guardia Civil de Zamora, el hallazgo, al realizar unas obras de mantenimiento en su vivienda, de un proyectil de artillería de origen desconocido que se encontraba incrustado en una pared de mampostería.

Inmediatamente se activa en protocolo de seguridad establecido para este tipo de situaciones, en evitación de posibles daños, procediendo al acordonamiento de la zona, asegurando el lugar de la aparición del proyectil.

Trasladado personal especializado en la búsqueda y localización de artefactos explosivos (EBYL) de la Comandancia de Zamora, comprobó que el proyectil hallado, era una granada rompedora de mortero calibre 50 mm, concretamente el modelo rompedora 1941, de la desaparecida fabrica nacional Esperanza Cia (ECIA).

Posteriormente, componentes del GEDEX (grupo especialista en desactivación de artefactos explosivos) desplazados hasta Zamora, proceden a la neutralización y destrucción del proyectil.

Desde la Guardia Civil se quiere recordar que la manipulación de este tipo de artefactos, tiene un gran riesgo, por lo que se aconseja y recomienda no tocarlos nunca, señalar el lugar de la aparición para poderlo reconocer posteriormente y dar aviso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para su recogida y posterior destrucción. En caso de aparición en un domicilio, en ningún caso trasportarlos para dejarlos o abandonarlos en otros lugares, avisar y esperar la actuación de los especialistas.

No nos podemos fiar del aspecto físico de estos artefactos que a pesar de parecer deteriorados, obsoletos e inofensivos, pudieran ser que estuvieran aun activos, pudiendo causar graves daños a las personas que los manipulen.

Comentarios
Lo más