jueves. 05.12.2019 |
El tiempo

Diferencias entre medicamentos con y sin receta y su precio: El caso del Ibuprofeno

Diferencias entre medicamentos con y sin receta y su precio: El caso del Ibuprofeno
Diferencias entre medicamentos con y sin receta y su precio: El caso del Ibuprofeno

Numerosos medicamentos pueden adquirirse en las farmacias con y sin receta. Sin embargo, existe confusión a la hora de diferenciarlos.

Para arrojar algo de luz al respecto, Marián García, doctora en Farmacia y divulgadora sanitaria de gran éxito tanto a nivel editorial como en Internet bajo el nombre de Boticaria García, ha publicado recientemente en sus redes sociales una guía útil sobre el caso del ibuprofeno, muy consumido en la población española y mundial.

"El ibuprofeno de 600 mg se dispensa siempre con receta. Es decir, si el médico no lo ha prescrito no deberían dispensártelo en ninguna farmacia (y tú no deberías enfadarte por ello porque el farmacéutico sólo está cumpliendo la ley)", explica la profesional farmacéutica.

El ibuprofeno de 400 mg se puede dispensar sin receta y con receta. En el caso del que se vende sin receta, es una dosis menor pero también con menos efectos secundarios y eficaz para lo que lo usan para el dolor de cabeza. El segundo de 400 mg, con receta, cuenta con un círculo en la parte superior derecha de la caja, de hecho todos los fármacos que lo tienen son de prescripción.

"El que no tiene el círculo y es sin receta cuesta más de 5 euros la caja de 12 comprimidos; mientras que el que tiene receta cuesta 2 euros la caja de 40 comprimidos. Es decir, el comprimido sin receta cuesta diez veces lo que cuesta el que tiene receta", afirma la experta. "Independientemente de las diferencias galénicas, diez veces más es algo sustancial y es normal que el paciente no lo entienda ni tiene por qué hacerlo. Sobre todo si por menos de 2 euros tiene además la caja de 40 comprimidos de 600 mg. ¿Quién quiere pagar 0,50 euros por un comprimido de 400 cuando existen comprimidos de 600 por 0,05 euros? complicado", asegura Marián García.

"El uso racional del medicamento es clave, pero mientras existan estas distorsiones de precio seguirán existiendo día a día grandes conflictos en las farmacias que, con buen hacer, intentan cumplir la ley. Claro que el paciente es capaz de entender que un fármaco con menos dosis puede ser efectivo para su dolor de cabeza. Pero no seamos tan ingenuos de pensar que va a pagar alegremente por él diez veces más. En las farmacias ahora mismo hay un papelón con este tema", finaliza la experta en sus redes sociales.

Comentarios