lunes. 26.08.2019 |
El tiempo

Miles de zamoranos cruzan la meta de la solidaridad por la esclerosis múltiple

Miles de zamoranos cruzan la meta de la solidaridad por la esclerosis múltiple
Miles de zamoranos cruzan la meta de la solidaridad por la esclerosis múltiple

Guillermo García y Teresa Herráez se impusieron en la VI Carrera del Cerco de Zamora que visibiliza la lucha contra la esclerosis múltiple. Fue la parte deportiva de una mañana en la que lo principal fue el aspecto solidario, con un millar de inscritos entre todas las categorías, que corrieron bajo el instenso calor de un veranoa adelantado.

La carrera ‘Cerco de Zamora’ alcanzaba este domingo su sexta edición como prueba deportiva, pero ante todo solidaria. La lucha por la esclerosis sigue sumando cada año pasos solidarios con este evento que esta sexta edición ha superado el millar de inscritos.

A las diez y media de la mañana el turno era para los patinadores y andarines. En torno a trescientas personas participaban en una marcha de poco más de tres kilómetros que permitía a todos los ciudadanos que lo desearon participar por una buena causa. El calor, presente desde primera hora, marcó esta edición en la que los participantes antepusieron la solidaridad a las altas temperaturas.

Tras eso, a las once y media el turno era para las mujeres corredoras. Dos minutos después, eran los hombres quienes tomaban la salida. La prueba masculina estuvo dominada de principio a fin por Guillermo García, que impuso un alto ritmo, lo que le permitió dar caza a todas las mujeres y entrar en línea de meta como campeón absoluto. La primera mujer en cruzar la meta fue Teresa Herráez que cruzó en primer lugar la línea de meta con suficiente holgura respecto al resto de rivales.

En la categoría masculina el segundo clasificado fue Marcos Gómez, seguido de Jorge Rodríguez, ganador de la edición de 2018. En la categoría femenina, el segundo puesto lo alcanzó María Campo y en tercer lugar Nerea Miguel, muy cerca de la segunda clasificada.

Tras ellos entraron un reguero amplio de atletas masculinos y femeninas que completaron los cinco kilómetros con más o menos celeridad, pero todos con una cosa clara en mente, la ayuda hacia la Asociación Zamorana de Esclerosis Múltiple. Después de la prueba, el avituallamiento se convirtió en parte esencial, sobre todo el agua, debido al intenso calor que se ha vivido en esta sexta edición.

Por último, el tramo final de la mañana estuvo destinado para los más pequeños, con las carreras desde la categoría chupetín hasta la edad cadete. Con la entrega de trofeos se ponía el punto y final a la sexta edición de una prueba ya consolidada y que este año contó con la participación de cerca de 1.100 personas solidarias con la causa.

Comentarios