martes. 17.09.2019 |
El tiempo

Un estudiante zamorano recibe en Madrid el Premio Nacional Fin de Carrera

Un estudiante zamorano recibe en Madrid el Premio Nacional Fin de Carrera
Un estudiante zamorano recibe en Madrid el Premio Nacional Fin de Carrera

Estos premios, que dejaron de entregarse entre 2013 y 2018, reconocen a los universitarios que cursaron sus estudios con mayor brillantez.

El zamorano Marcos Antón fue uno de los galardonados este miércoles en los Premios Nacionales Fin de Carrera de Educación Universitaria de los cursos 2012-2013 y 2014-2015. El ministro de Ciencia y Universidades, Pedro Duque, fue el encargado de entregar este reconocimiento a varios estudiantes y aprovechó el encuentro para abogar por un Pacto de Estado por la Ciencia y la Innovación para evitar recortes en los presupuestos en esta materia. El propio Duque también apostó por relanzar una nueva Ley de Universidades, que comenzó a diseñarse durante el último Gobierno.

Estos premios, que dejaron de entregarse entre 2013 y 2018, reconocen a los universitarios que cursaron sus estudios con mayor brillantez y reparten 924.700 euros entre los 340 premiados (3.330 euros para los primeros premios, 2650 para cada uno de los segundos y 2.220 para los terceros).

“Es un reconocimiento que llega seis años tarde y que ya había olvidado cuando la invitación llegó a Zamora hace unos días”, explica Marcos Antón en su perfil oficial de Facebook. “Años en los que muchos han tenido que emigrar fuera de España para poder seguir con sus carreras académicas o profesionales. Otros decidimos quedarnos, sorteando trabajos basura y luchando por evitar contratos de investigación precarios. Nos hemos reunido todos en el Teatro de la Zarzuela, frente al Congreso de los Diputados, y nos han dicho que somos "la élite de la universidad española". Pero resulta que la mayoría estamos fuera de ella”, critica el propio Antón.

Además, añade en su reflexión: “Hoy también he recogido mi título de doctor en la universidad que ha sido mi casa durante más de seis años y que me ha formado como profesor e investigador. Con sobresaliente cum laude, es el máximo grado educativo que se puede conseguir. ¡Y en España ni siquiera vale para presentarme a unas oposiciones de enseñanza! Con estos dos hitos paralelos vividos el mismo día cierro una de las etapas más largas, agotadoras y enriquecedoras de mi vida, en la que he compaginado estudios y trabajo hasta la extenuación. Ha sido posible gracias a familia, amigos y algunos profesores convertidos hoy en buenos amigos. Y a pesar de todas las dificultades, no me arrepiento del camino recorrido”.

“Mañana toca abrir una nueva página desde la España vaciada. ¡Aún queda mucha carretera por delante!”, zanjaba.

Comentarios
Lo más