viernes. 18.10.2019 |
El tiempo

¿Apto o no apto? Los fallos más comunes a la hora de sacarse el carnet de conducir

¿Apto o no apto? Los fallos más comunes a la hora de sacarse el carnet de conducir
¿Apto o no apto? Los fallos más comunes a la hora de sacarse el carnet de conducir

Es uno de los momentos más decisivos en la vida, sin embargo, hay una serie de errores que nos llevan a tener faltas o tener que repetir el examen práctico de conducir. Pero, ¿cuáles son las más comunes?

En el examen práctico de conducir hay tres tipos de faltas: leves, deficientes o eliminatorias. Para suspender la prueba solo hace falta una falta eliminatoria, dos faltas deficientes, 10 faltas leves o una deficiente y 5 leves. Con esas premisas los nuevos conductores se enfrentan a un examen práctico en el que deben demostrar que manejan un vehículo a la perfección y que están listos para obtener el permiso.

Las faltas eliminatorias

Sin embargo, no todo es coser y cantar. De hecho, para algunos este proceso puede llegar a atragantarse llegando a tener que repetir varias veces el examen. Algunas de las faltas que directamente obligan a repetirlo por ser eliminatorias son incorporarse a la circulación obligando a los demás conductores a realizar maniobras o frenar bruscamente; no guardar la distancia de seguridad con peatones o ciclistas generando peligro de accidente; no adaptarse a las circunstancias del tráfico o la vía, por ejemplo, con una velocidad muy reducida.

Entre esas faltas eliminatorias están también, por ejemplo, superar la velocidad máxima en más de 30 kilómetros por hora; efectuar un desplazamiento con peligro para los demás conductores o usuarios; no adelantar pudiendo hacerlo; invadir el carril contrario sin suficiente visibilidad; adelantar a otro vehículo con peligro de colisión; no disminuir la velocidad por situación de peligro.

En esta categoría se incluye circular por el sentido contrario dejando a la derecha refugios, isletas, la glorieta o dispositivos de guías; parar o estacionar dejando una separación excesiva con el bordillo o parar creando una situación de peligro; no respetar las señales, órdenes o indicaciones; no respetar la luz roja fija; no respetar el semáforo en rojo; o desconocer el sistema del limpiaparabrisas circulando con lluvia.

Los fallos más comunes y anécdotas

Según la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Logística, Transporte y Seguridad Vial, los fallos más comunes a la hora de hacer el examen práctico son no saber interpretar las señales de tráfico, no respetar la distancia lateral; usar las marchas de velocidad correctamente; atravesar las rotondas; no ceder el paso a los peatones en los pasos de cebra; vicios en la conducción como colocar mal las manos en el volante; y aparcar.


Comentarios
Lo más