lunes. 16.09.2019 |
El tiempo

Fútbol | Tercera

Golpe de autoridad para empezar

Golpe de autoridad para empezar
Golpe de autoridad para empezar

El Zamora CF goleaba a la Gimnástica Segoviana por 3-0 con goles de Garban, Dani Hernández y Escudero. Los rojiblancos hicieron una primera parte muy seria y se fueron al descanso 2-0. En la segunda, los zamoranos se apoyaron en Jon Villanueva para mantener distancias e incluso ampliarlas en el tramo final por medio de Escudero.


Era sin duda el partido estrella de la jornada en el Grupo VIII de la Tercera División y el duelo no decepcionó. El sorteo, caprichoso, decidió hace semanas que en la primera jornada del campeonato debían verse las caras los dos primeros clasificados de la temporada pasada. Zamora CF, vigente campeón, y Gimnástica Segoviana, segunda la campaña anterior, medían fuerzas en el Ruta de la Plata. Era un duelo que venía pronto para ambos y que por eso generaba dudas sobre el espectáculo que podía deparar. Pero la afición zamorana, y el reducto de hinchas segovianos que acudieron al partido, se encontraron un encuentro atractivo, con ritmo y con emoción. Todo, pese al marcador final de 3-0, que reflejó la principal diferencia que hubo entre ambos: el acierto de cara a gol.

El partido ya empezaba con una anécdota, y es que la Gimnástica Segoviana no había sido advertida de que esta temporada la normativa había cambiado y se pueden convocar hasta dieciocho jugadores. De esta forma, el Zamora inscribió 18 fichas para el partido, mientras el equipo segoviano, únicamente metió 16. No obstante, eso no fue óbice para que los dos técnicos apostaran por el que entendían era el mejor once para batir al rival en un duelo de titanes.

Los locales comenzaron mejor el partido, queriendo monopolizar la posesión y tapando muy bien la salida de la Segoviana. La escuadra de Manu González fue fiel a su estilo desde el primer momento y trató de jugar desde atrás cada acción. Pero durante toda la primera parte los pupilos de González adolecieron de profundidad en los últimos metros. De hecho, el único disparo a puerta llegaba en el ecuador del primer acto, cuando Rubén lanzaba una falta desde la frontal del área directamente a las manos de Jon Villanueva. Precisamente, esa única acción de peligro fue el preludio del gol del Zamora. Una recuperación en la salida del balón de la Segoviana la aprovechó Vallejo para ceder a Dani Hernández, que metió un cuero medido a Garban para dejarle solo ante el meta. El extremo rojiblanco no fallaba y batía por debajo, entre las piernas, a Christian.

Era el minuto 23 y solo siete minutos después Garban, autor de la diana, se retiraba lesionado, y entraba en su lugar Sergio García. Ese tiempo de parón en el que las asistencias atendieron a Garban le sentó mejor a la Segoviana, que siguió acercándose a la portería de Villanueva, aunque sin la profundidad necesaria para transformar el juego en un último pase y un remate letal. Y cuando parecía que se llegaría al asueto con el 1-0, el Zamora ampliaba distancias. Nueva presión tras pérdida del Zamora en zona de tres cuartos de campo, recuperación de Coque, cesión a Vallejo y pase a Dani Hernández, que cruzó ante la salida de Christian.

Ese gol en el descuento dio tranquilidad a la parroquia local y supuso un mazazo moral para la Gimnástica Segoviana; que pese a todo, salió en tromba en la segunda mitad. El Zamora, que dejó una grata impresión a su hinchada, trató de no recular, pero la escuadra de Manu González empezó a empujar y a tener ocasiones. Rui en un remate de cabeza y Dani Abad en un mano a mano, se encontraron con Jon Villanueva en los primeros quince minutos. El arquero local mantenía al Zamora en un 2-0 que valía oro y permitía a los suyos hacer daño en las contras.

Llegó el tiempo de los cambios y los dos equipos ganaron resuello. Pese a ser un duelo en la primera jornada del campeonato, el nivel físico de ambos equipos fue bueno, con la escuadra de David Movilla presionando hasta el añadido, y la Segoviana yendo hacia arriba y acelerando en cada balón parado para no perder tiempo. Conde tuvo la última más clara de la Segoviana, pero otra vez se encontró con Villanueva en un uno contra uno algo escorado.

Ya en los últimos instantes, el Zamora cazó la contra que buscaba y Sergio García cedió a Escudero en la frontal del área para dejarle solo ante Christian, y batirle con una sutil vaselina aprovechando que el arquero estaba ligeramente adelantado. Al final, un 3-0 que deja al Zamora líder tras la primera jornada y derrochando buenas sensaciones, y a la Segoviana, por el contrario, colista de la tabla con la sensación de que pese a hacer un encuentro serio, la falta de efectividad arriba le hizo llevarse un resultado doloroso del Ruta de la Plata.

Comentarios