miércoles. 23.10.2019 |
El tiempo

Los conductores más jóvenes tienen el doble de probabilidades de sufrir un accidente

Los conductores más jóvenes tienen el doble de probabilidades de sufrir un accidente
Los conductores más jóvenes tienen el doble de probabilidades de sufrir un accidente

La frecuencia de accidentes de tráfico en menores de 22 años es del 29% y del 25% hasta los de 25 años frente al 14% de la media.

La edad del conductor influye de manera decisiva en la seguridad al volante, según constata el último análisis realizado por el Centro de Estudios Ponle Freno-AXA de Seguridad Vial, que refleja que los conductores más jóvenes tienen el doble de probabilidades de sufrir un accidente dada su falta de experiencia.

Para llegar a esta conclusión, se han analizado tres aspectos: la siniestralidad total en función de la franja de edad, el porcentaje de siniestros culpables según el tramo de edad y, por último, el impacto aislado del factor edad (eliminando el resto de factores como el tipo, potencia y antigüedad del coche; la ciudad en la que conduce) en la probabilidad de provocar un accidente de tráfico con daños materiales.

Por todo ello, los autores del estudio concluyen que la falta de experiencia al volante conlleva que los conductores más jóvenes tengan el doble de probabilidades de sufrir un accidente de tráfico respecto a la media de conductores. Así, los conductores de menos de 22 años tienen una frecuencia de accidentes de tráfico del 29% y los jóvenes de 22 y 25 años del 25%, frente al 14,2% de la media.

En el extremo opuesto se encuentran los conductores de mayor edad. A su gran experiencia en la conducción se suman otros factores que reducen su riesgo como el menor uso del coche y su utilización generalmente en horas con menor tráfico. Así, los conductores de 66 a 70 años, en su mayoría ya jubilados, tienen una frecuencia de accidentes un 17% menor a la media.

Estas cifras se reducen aún más entre los conductores de 71 a 75 años y entre los mayores de 75 años, los dos colectivos con menor probabilidad de sufrir un accidente, con unas frecuencias un 23% y un 26% menores a la media, respectivamente.

Según el director general del Centro de Estudios Ponle Freno AXA, Josep Alfonso, el informe revela que "la experiencia en la conducción es probablemente el factor más determinante a la hora de evitar un accidente de tráfico. La destreza al volante incide directamente en los accidentes de tráfico que logramos evitar, tanto si en ellos fuésemos culpables como inocentes".

De este modo, el informe refleja que la frecuencia de accidentes de los más jóvenes es más del doble de la media. No obstante, a pesar de esa frecuencia mayor, el porcentaje de culpabilidad de los conductores jóvenes es inferior al 50%, siendo los conductores de edades entre los 31 y los 40 años quienes tienen el porcentaje de culpabilidad más bajo dado que, según los autores del estudio, han alcanzado una gran experiencia al volante y sus capacidades físicas y psíquicas son óptimas.

Este saldo positivo en accidentes de tráfico que no se provocan frente a aquellos en los que se es culpable se mantiene hasta los 65 años.

LOS MAYORES TIENEN MENOS ACCIDENTES PERO SUELEN SER SUS RESPONSABLES


Sin embargo, a partir de los 66 años, la culpabilidad es ligeramente superior, por unas décimas, mientras que entre los 71 años y los 75 años el porcentaje de responsabilidad empeora hasta el 53,7% y en los conductores de más de 75 años llega al 60,6%, un 26% más que la media.

Por tanto, el informe muestra como, por un lado, los conductores de más de 70 años son los que menos accidentes tienen pero, por otro lado, cuando los tienen, son responsables en la mayoría de ellos.

El Centro de Estudios Ponle Freno AXA también ha querido medir el impacto únicamente de la variable edad en la probabilidad de causar un accidente con daños a terceros. Para ello, se ha basado en un cálculo actuarial aislando este factor del resto de variables que las compañías de seguros manejan para calcular la probabilidad de sufrir un accidente de tráfico (tipo de vehículo, potencia, antigüedad, ciudad y provincia en la que reside el conductor).

Es decir, se simula qué diferencias tiene la edad en los accidentes de tráfico si todos los conductores circulasen por la misma ciudad, con el mismo tipo de vehículo, con el mismo uso (resto de variables iguales), siendo 0 un comportamiento neutro, sin incidencia.

Este análisis revela que, atendiendo exclusivamente al factor edad, se observa una evolución en forma de U con una mayor probabilidad en los dos extremos. Así, los conductores de entre 18 y 21 años son el colectivo donde más afecta la variable edad, con un 57% más de probabilidad de sufrir un accidente, debido, presumiblemente, a su inexperiencia al volante.

Les siguen los mayores de 75 años, con un riesgo mayor del 29%, en este caso probablemente como consecuencia de la disminución de los reflejos. Los otros dos grupos con una considerable incidencia de la edad en una mayor probabilidad de sufrir un accidente de tráfico son los jóvenes de entre 22 y 25 años, con un 19% más, y los conductores de entre 71 y 75 años, con un 9%.

En el lado contrario están los conductores de entre 31 años y 45 años, donde el factor edad, de forma aislada, reduce ligeramente la probabilidad de sufrir un accidente. Por último, en el análisis también se observa un ligero repunte entre los conductores de entre 51 y 55 años, probablemente como consecuencia de la irrupción de los hijos en la conducción de sus vehículos.

Este estudio de siniestralidad y responsabilidad según la edad abarca los más de 500.000 siniestros con un tercero implicado registrados en 4 millones de pólizas de clientes particulares y autónomos (no incluyen pólizas de flotas) de AXA España. El análisis actuarial de la incidencia del factor edad en los siniestros culpables con un tercero se ha calculado en base a los siniestros de AXA registrados en los años 2015, 2016 y 2017.

Comentarios