viernes. 06.12.2019 |
El tiempo

Greta Thunberg ya viaja hacia Madrid en el barco de una familia de youtubers

Greta Thunberg ya viaja hacia Madrid en el barco de una familia de youtubers
Foto: Wikipedia
Greta Thunberg ya viaja hacia Madrid en el barco de una familia de youtubers

Los australianos Elayna Carausu y Riley Whitelum tienen más de un millón de seguidores y han creado una cuenta en Instagram a su hijo, de 11 meses

Greta Thunberg lo ha conseguido: podrá asistir a la COP25, la conferencia sobre cambio climático de las Naciones Unidas que organiza Madrid contrarreloj. Necesitaba un transporte no contaminante para cruzar el Atlántico y una familia australiana se lo ha proporcionado: han partido este miércoles de Hampton, Virginia, Estados Unidos; y desembarcarán en no menos de dos semanas en un puerto aún no determinado de Portugal. La cumbre comienza el 2 de diciembre.

Según informa el diario digital El Español, los anfitriones de Thunberg también sacarán partido a la experiencia. Elayna Carausu y Riley Whitelum recorren el mundo con su hijo Lenny, de 11 meses, en su catamarán, 'La Vagabonde', y cuentan el periplo y sus vivencias a bordo en un canal en Youtube en el que suman más de un millón de suscriptores y una cuenta en Instagram en la que les siguen más de 600.000 personas. A buen seguro, los próximos días estas cifras van a crecer considerablemente.

La joven activista sueca, de 16 años, ha compartido una imagen con ellos antes de partir. Riley, de 32 años, montó una empresa en el sector de la telefonía y trabajó en una plataforma petrolífera antes de dejarlo todo para emprender su sueño, que era navegar sin rumbo el resto de sus días. En una isla griega conoció a Elayna, de 26 años. Llevan cinco años juntos y su filosofía es similar a la de Greta. De hecho, ella lanzará una marca de ropa de baño hecha en exclusiva con redes recicladas y de "producción ética". 

Este verano, Thunberg hizo el trayecto inverso, de Europa a América, para intervenir en septiembre en la Cumbre sobre la Acción Climática celebrada en Nueva York, también al amparo de las Naciones Unidas. Lo hizo en un velero "cero carbono" para evitar las emisiones de CO2 que producen los aviones. Entonces contó con la ayuda de Pierre Casiraghi, miembro de la familia real de Mónaco. 

Comentarios