lunes. 09.12.2019 |
El tiempo

Zamora disfruta con una selección española que se guardó todo para el final

Zamora disfruta con una selección española que se guardó todo para el final
Zamora disfruta con una selección española que se guardó todo para el final

El equipo nacional estuvo apoyado por la afición zamorana en todo momento en un duelo donde las locales apretaron hasta el último segundo en un duelo que parecía decidido antes de llegar al último cuarto.

España y Francia volvían a verse las caras después de que las primeras vencieran a las francesas en la final del torneo europeo, siendo el primero de los dos encuentros que las enfrentarán de cara a la preparación para el Preolímpico de febrero. Una cita para la que se preparó Zamora llenando el Ángel Nieto y recibiendo a las jugadoras españolas a base de cánticos y aplausos.

La selección comenzó con mala suerte de cara al aro, fallando desde todos los lugares, hasta que Queralt Casas inauguró la cuenta local en una buena entrada a canasta cuatro minutos después del salto inicial. Lucas Mondelo buscó cambiar la imagen de su equipo y movió fichas para cambiar un duelo que marchaba con 3-13 a favor de las galas.

Un intercambio de papeles que permitió a España anotar varios puntos gracias al desempeño de las jugadoras y a una Francia que llegó al bonus antes de lo esperado. Sin embargo, la renta se mantuvo con el 13-21 al cierre de los primeros diez minutos. Un primer cuarto definido por la debilidad defensiva y por el papel de Ginzo, Ouviña y Silvia Domínguez, las dos primeras con cuatro puntos y la última con tres, como estandartes ante unas rivales que castigaron con vehemencia el aro rival.

El segundo cuarto evidenció la mejora defensiva del equipo, secando a las de Valerie Garnier durante varios minutos y mostrándose muy superiores en los rebotes defensivos. Las locales recortaron distancias para ponerse a dos puntos pero Epoupa rompió el parcial de 6-0 con un triple. Sarah Michel hurgó en la herida con otro triple que enmudeció al Ángel Nieto y que supuso el regreso a los nueve puntos de diferencia.

El pabellón rugió de nuevo con un tapón de Laura Nicholls que personificó el desempeño defensivo del cuadro. Las jugadoras tomaron el camino a vestuarios con un 20-29 en el marcador y la sensación de que ningún equipo se encontraba realmente cómodo en el parqué. Un descanso al que Paula Ginzo y Laura Nicholls se marcharon con cuatro puntos en sus estadísticas.

La pausa no significó un cambio significativo en el juego, dejando sobre la pista la misma imagen que en los veinte minutos anteriores. Queralt Casas levantó los ánimos con una bandeja tras dejar a tres rivales por el camino. Una jugada con la que España trató de luchar ante el acierto ofensivo de Francia desde el perímetro. Acierto que sirvió a las francesas para cerrar el tercer acto en 30-41 ante las de Lucas Mondelo, lastradas en ataque pero muy sólidas atrás.

En el último cuarto Laia Palau mostró su veteranía y tiró del carro con buenas acciones en ataque, levantando a un equipo que mostró sus mejores minutos en el último cuarto con los dos triples de Leonor Rodríguez y el de Paula Ginzo. Un arreón final que, con Leonor como protagonista principal, puso en aprietos a una Francia que vio reducida su ventaja a cinco puntos a falta de tres minutos.

Laura Nicholls aprovechó un dos más uno para apretar al máximo el duelo para euforia de un Ángel Nieto que se encendió para alentar a las suyas. Mondelo aprovechó la ocasión para pedir tiempo muerto después de una canasta de Vukosavljevic.  

Leonor Rodríguez volvió a aparecer desde el perímetro para poner a su equipo a un punto con menos de un minuto por disputarse. Sin embargo, Bria Hartley anotó un triple en una larga posesión en la que sus compañeras llegaron a fallar varios lanzamientos seguidos, y puso distancia de por medio. Una diferencia a la que España ya no pudo dar la vuelta y que se cerró con el 51-55 final.

Comentarios
Lo más