martes. 11.08.2020 |
El tiempo

¿Cuánto café puedes tomar al día sin que afecte a tu salud?

¿Cuánto café puedes tomar al día sin que afecte a tu salud?
Foto: Flickr
¿Cuánto café puedes tomar al día sin que afecte a tu salud?

Para muchas personas, el día a día es imposible sin un café. Otras temen sus efectos adversos. Una médica analiza su impacto en nuestro organismo en diferentes casos

Son muchos los que se sienten incapaces de empezar el día, de despertarse realmente, sin haber tomado un buen café que, automáticamente, les "hace personas". Forma parte de la rutina y es habitual que les acompañe, también, a media mañana, después de comer, a media tarde... Los hay incluso que toman café por la noche y aseguran que no solo no les afecta sino que también les ayuda a dormir. Sin embargo, ¿hasta qué punto es cierto que el café es bueno para nuestra salud? Y, aún más importante, si así fuera, ¿en qué cantidad?

Durante muchos años, ha existido la creencia popular de que el consumo de café incrementa la frecuencia cardíaca y la presión arterial, pudiendo provocar problemas cardiovasculares. No obstante, según informa el diario El Confidencial, varios estudios demuestran que este aumento no es en absoluto significativo y que, en principio, incluso una persona hipertensa podría tomar dos o tres tazas (pequeñas) de café al día sin que haya ninguna evidencia científica que pruebe que pueda suponer un problema para su salud.

De hecho, estudios como el recientemente realizado por el National Institute of Health (NIH) de Estados Unidos y publicado en la prestigiosa revista 'New England Journal of Medicine' llegan a la conclusión de que el café puede tener propiedades protectoras para nuestra salud. En concreto, analizaron a un grupo de más de 400.000 personas de entre 50 y 71 años durante un periodo de 14 años y pudieron comprobar que aquellos que tomaban café diariamente reducían su riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, respiratoria, ictus, diabetes, infecciones y lesiones.

“El café tiene indudables efectos beneficiosos sobre nuestra salud", afirma la Dra. Amparo Carrasco, nutricionista del Hospital Quirónsalud Barcelona. "Está científicamente demostrado que estimula nuestro sistema nervioso central, propicia un estado de alerta y de agitación, hace que mejoren nuestro tiempo de reacción, la memoria y el estado de ánimo y de vigilia, aporta antioxidantes naturales, favorece el tránsito intestinal e incluso —como se manifiesta en estudios como el anteriormente citado— puede protegernos frente a ciertas enfermedades”, explica la especialista.

La medida es la clave para que aprovechemos sus efectos beneficiosos y no perjudique nuestra salud. “Y esta medida es diferente para cada persona”, puntualiza la especialista. Como norma general, se considera que un consumo racional de café ronda las dos o tres tazas al día. Sin embargo, las características de cada uno de nosotros pueden hacer que esta medida varíe.

Por ejemplo, si la persona es nerviosa o con problemas de ansiedad, el estímulo de nuestro sistema nervioso central no es la mejor opción, ya que puede acelerarlo y provocar episodios de ansiedad o agresividad. Tampoco es aconsejable en personas que, de por sí, tengan problemas para conciliar el sueño. “En el caso de los deportistas, la cafeína ha demostrado ser una ayuda ergogénica en una amplia gama de actividades, desde la resistencia hasta la alta intensidad, favoreciendo una mejora en el rendimiento deportivo”, apunta la Dra. Carrasco.

También algunos fármacos pueden reaccionar negativamente con la cafeína, de modo que siempre deberíamos consultar a nuestro médico si estamos tomando alguna medicación y los efectos que las bebidas y comidas en general pueden tener con ella. “En el caso de la cafeína, el principal problema es el bloqueo de la absorción y los medicamentos no actuarían, como en el caso de las personas con anemia, a las que no permitiría la absorción del hierro”.

Como decíamos al principio del artículo, las personas con problemas cardiovasculares, si bien no lo tienen totalmente prohibido, deberían tomarlo de forma moderada para evitar que aumenten la presión arterial y la frecuencia cardíaca. “Consultar con el especialista que nos esté tratando las cantidades que podemos tolerar sigue siendo la mejor opción, siempre”, recuerda la especialista.

Cada caso es único y la moderación y la adaptación a las propias circunstancias son siempre las claves a la hora de medir los beneficios o los daños que nos puede causar algo en apariencia tan simple como una taza de café.

Comentarios
Lo más